CIUDAD DE MÉXICO, 13 de julio de 2020. — El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que se terminaron los tiempos de los chivos expiatorios sobre las indagatorias de corrupción, como ocurría en los sexenios del pasado.

En medio de los procesos de extradición que tiene la Fiscalía General de la República (FGR), para traer a México al ex gobernador de Chihuahua César Duarte, de quien fuera titular de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya, y el empresario Kamel Nacif Borge.

“Sería importante que todos no se ensañen con una persona, que fue parte de una banda de cuello blanco, que se dedicó a robar porque ni modo que lo hayan hecho solos, que no hayan participado más”, dijo en el Salón Tesorería del Palacio Nacional.

Durante la conferencia matutina de este lunes, el Jefe del Ejecutivo lamentó que incluso legisladores estuvieran involucrados en la serie de corruptelas y desvío de dinero público por medio de Pemex.

“El ex director de Pemex, Lozoya que va a ser extraditado, aceptó y está dispuesto a informar de lo que sucedió, independientemente de la pena, de lo que podemos recuperar porque se utilizó dinero público, Pemex todavía tiene deudas de la planta de fertilizantes (Agro Nitrogenados) que se compró de manera fraudulenta, pero a parte de eso que él informe, aclare cómo fue, eso de acuerdo a lo que informó el fiscal, tuvo que ver hasta con el Poder Legislativo”, reprochó.

“Están involucrados legisladores, vamos a sacar todo esto, sí y que se sepa, yo sostengo que por un lado está el castigo pero por el otro está la no repetición, el que no se celebren los fraudes, como era antes, de que se dedicaban a saquear y ni siquiera perdían su respetabilidad”, añadió.

Aquí la nota.