IGUALA, Gro. 18 de diciembre de 2014.- Trabajadores de la jurisdicción sanitaria 02, correspondiente a la región Norte de Guerrero repelieron a hombres encapuchados que irrumpieron en las oficinas administrativas que la Secretaría de Salud (Ssa) tiene en Iguala de la Independencia.

 

Conforme a MIlenio, fue al mediodía de este jueves que médicos, enfermeras, personal administrativo y de apoyo técnico sostenían un convivio de fin de año en la cabecera municipal de Iguala, no obstante, la celebración fue frutrada por un grupo de hombres, quienes armados con palos y machetes irrumpieron en el festejo y sustrajeron a seis personas.

 

En un principio los trabajadores se replegaron por miedo a sufrir una agresión, pues los hombres que se metieron por la fuerza se encapucharon para aparentar que eran profesores disidentes o estudiantes normalistas.

 

Reaccionaron cuando se percataron de que se trataba de un grupo de seguidores de la doctora Angélica Narváez Pérez (al centro en la imagen), quien se vio afectada por los cambios que propició la renuncia de Lázaro Mazón Alonso a la titularidad del sector salud estatal, pero que se vio más afectada con la dimisión de Ángel Aguirre y los cambios emprendidos por el gobernador interino, Rogelio Ortega Martínez… todo ello por ayudar a los normalistas plagiados de Ayotzinapa.

 

Y es que Narváez Pérez ofreció una conferencia de prensa en Chilpancingo el fin de semana pasado, en ella denunció que es víctima de una represalia por colocarse del lado de los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, tras el ataque armado que sufrieron la noche del 26 de septiembre.

 

Los empleados de la jurisdicción sanitaria se reagruparon y decidieron ir al rescate de sus compañeros, al percatarse de la determinación y la superioridad numérica, los encauchados optaron por retirarse.

 

En ese sentido, los trabajadores del Sector Salud precisan que se trata de un conflicto interno, prueba de ello es que los embozados de este jueves no fueron respaldado por nadie, de ahí que al percatarse de que los empleados iban dispuestos a confrontarlos optaron por retirarse.

 

Leer más en Milenio