“Tan fácil como quitarle un dulce a un niño”. Refran popular.

La fracción de Morena y sus aliados en la Cámara de Diputados, avasallaron una vez más a la oposición, votando a favor de la iniciativa para la extinción de 109 Fondos y Fideicomisos, cuya desaparición impactará negativamente en las finanzas de los estados.

De los 68 mil 400 millones de pesos que el gobierno federal prevé obtener de los fideicomisos que desaparecerán, en 24 mil 500 millones de pesos, es decir, 35.8%, también están involucrados fondos estatales por convenios de coparticipación o porque la consecuencia de su desaparición requerirá, en algún momento, la intervención de los gobiernos estatales.

En el caso del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), que representa seis mil 800 millones de pesos, se supone que los estados contarán con el apoyo de la Secretaría de Gobernación; señalan que ante una tragedia que se presente, en primera instancia, si no llegan los recursos de la Federación, los estados serán los que tendrán que responder.

Jubilosa, la diputación federal de Morena celebró con aplausos la desaparición de 109 fideicomisos y el agandalle de casi 70 mil millones de pesos que la Hacienda federal manejará de forma discrecional.

Como sabemos, los fondos asegurados se destinaban a causas específicas, pero quedarán en una sola bolsa sin garantía de que se distribuirán para los distintos fines que se promete.

A su vez, el presidente López Obrador dice que “se pretende evitar entregar recursos a quienes no los necesitan o a quienes lo reciben solo por estar allegados a quienes mandan o deciden en el gobierno”. Acusó a los opositores de su decisión de defender a “ladrones” y “gente deshonesta”. Si se comprueba que hubo malos manejos, advirtió, se interpondrán denuncias, porque no tiene duda de que los fideicomisos estaban “fuera de control”, afectados de corrupción, y no se manejaban con transparencia.

Una vez más, el presidente acusa sin probar desde Palacio Nacional, probables delitos, sin que se sepa que a la fecha la Fiscalía General de la República haya abierto una carpeta o carpetas de investigacion al respecto, como también lo hizo para justificar la extinción de programas sociales ejecutados en administraciones pasadas o simplemente cambiarles de nombre y procedimiento de entrega mediante operación de los llamados “servidores de la nacíon” y delegados estatales, que por cierto,  diez de ellos renunciaron para aspirar a contender en las elecciones para Gobernador del próximo año, con lo que se confirma nuevamente que en politica no hay coincidencias.

Como siempre,  usted tiene la mejor opinión.