ACAPULCO, Gro., 21 de agosto de 2016.- La Fiscalía General del Estado (FGE) advirtió detenciones, nuevas comparecencias y el agotamiento de las líneas de investigación para resolver el caso de quien fuera presidente del Congreso del Estado, Armando Chavarría Barrera, a siete años de su asesinato.

En un comunicado, la dependencia informó que está asumiendo la antes señalada “responsabilidad de Estado” para evaluar y corregir las deficiencias que de 2009 a 2015  se cometieron en el caso, en donde aseguró que muchas de ellas, coinciden con las opiniones de los familiares.

La Fiscalía deslindó a la actual administración de los errores y omisiones cometidas por las gestiones jurídicas equívocas y erráticas de las administraciones estatales y de procuración de justicia de los gobiernos anteriores.

Aseguró que esta administración estatal no tiene propósitos de “persecución o revanchas políticas”, sin embargo manifestó que la mayoría de los declarantes fue parca, omisa y evasiva, además que en la mayoría de los casos existió renuencia “para asistir a la entonces Procuraduría”.

También expresó que no hubo alguna declaración que señalara al responsable del homicidio, ya que “los comparecientes no plantearon en sus declaraciones señalamientos claros de presuntos responsables, salvo declaraciones señaladas como indicios o trascendidos, pero no con el rigor procesal de la evidencia”.

Detalló que en las ocho etapas de investigación realizadas, en las últimas tres  que encabezaron Martha Elba Garzón Bernal, Iñaki Blanco Cabrera y Miguel Ángel Godínez Muñoz hubo “obligación incumplida del Estado mexicano de investigar este caso”, “retardo injustificado en las investigaciones”, así como “retraso e inexistencia de avances sustanciales…que da como resultado que no se garantice  un debido proceso jurídico

El comunicado también sostuvo que el fiscal Xavier Olea Peláez “sancionará a todos y cada uno de los  funcionarios de la antes Procuraduría General de Justicia del Estado, hoy Fiscalía, como lo es – José Fernando Monreal Leyva – que entorpecieron dolosamente las investigaciones de tan importante hecho delictivo para la sociedad, no sólo de Guerrero, si no para el país”.

Concluyó que en el momento en que Martha Obeso, viuda de Chavarría solicite por escrito una copia de todo el expediente, le será entregado inmediatamente.

Armando Chavarría Barrera fue asesinado el 20 de agosto de 2009 en Chilpancingo, cuando salía de su casa. Era originario de Iguala y ocupó los cargos de secretario General de Gobierno del estado y presidente del Congreso de Guerrero.

Quadratín Guerrero informó ayer sábado que Martha Obeso llamó al gobierno de Héctor Astudillo Flores a retomar el caso y que se investigue al ex gobernador Zeferino Torrablanca, ante la falta de avances en el esclarecimiento del hecho.