AMLO-Astudillo: el reencuentro  

A unas horas para la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Guerrero (Acapulco, viernes 22), el tema de la inseguridad es el principal flagelo a nivel nacional, mientras el gobernador Héctor Astudillo Flores hace preparativos para que las movilizaciones radicales no salgan de control.

Los pactos que signó el presidente AMLO en campaña con la mafiosa CNTE, ahora rebotan a entidades donde la disidencia magisterial tiene presencia, como Guerrero; anteriormente los radicales magisteriales provocaron severos daños a la economía en Michoacán, pero el presidente AMLO, no los reprimió. La mafiosa CNTE fue su aliada en campaña.

Pareciera que la visita del presidente AMLO a Acapulco, será como un acto más de campaña; será en una cancha deportiva de Ciudad Renacimiento en Acapulco, donde entregará 24 mil tarjetas a discapacitados y adultos mayores -“para mis viejitos”-, así lo decía cuando era jefe de gobierno del ex DF.

¿Habrá abucheos? ¿Contra quién o contra quiénes? ¿Los perversos dirigentes de Morena, ya prepararon los abucheos y la silbatina con sus respectivos destinatarios?…Veremos…

Héctor Astudillo Flores, gobernador del estado, ha trabajado intensamente durante los últimos meses y días, en el tema de la seguridad con respaldo de la Federación; por eso Guerrero “cayó” al tercero, cuarto y quinto lugar como entidad con alto índice delictivo, principalmente ejecuciones. Las masacres son ahora en: Guanajuato, Jalisco, Tamaulipas, Veracruz y la otrora ex pacífica Puebla.

La visita de AMLO, provoca no solo expectación sino curiosidad; la gente del populacho quiere ver a su ídolo, un viejo zorro de la política que tiene casi un 78 por ciento de aprobación de su mandato. Pareciera que anda en otra campaña; quiere público que le aplauda, que lo ovacionen.

Y sin duda, uno de los gobernadores que más ha fortalecido su relación con el presidente AMLO, es el guerrerense Héctor Astudillo Flores, no sólo por un hecho fortuito en Tlapa; pero además porque el mandatario ha trabajado intensamente para que Guerrero no caiga turísticamente ante los ojos de la nación y del mundo. La modernización e inversiones de los tres centros de atracción, Acapulco, Taxco e Ixtapa-Zihuatanejo, son prueba contundente.

Seguramente que el presidente AMLO no sólo entregará las 24 mil tarjetas a los adultos mayores y discapacitado e inmediatamente se irá de Acapulco. No. AMLO, necesita hacer anuncios espectaculares, para “levantar” a la gente.

AMLO, no hablará de La Parota ni de capos del crimen organizado; no se meterá en broncas. Con el combate de su gobierno a los huachicoleros, le basta y le sobra… por ahora.

Y aunque AMLO, hasta firmó documento donde se compromete a no buscar su reelección, esto casi no causó el impacto esperado. La gente, como Santo Tomás: “Hasta no ver… ¡no creer!”… Otros opinan: ¿Le alcanzará el combustible, la cuerda, la edad y la buena salud?… Quien sabe…

Este viernes 22, lo que ocurra en Acapulco, será de gran importancia para la vida política y económica del puerto y también la República, porque un día antes será inaugurada la Convención Nacional Bancaria; en el puerto estarán los hombres y mujeres dueños del gran capital (dinero).

AMLO, hará la clausura de la CNB. Se desconoce si lo hará antes de ir al evento de Ciudad Renacimiento y/o después de ese acto populachero. Es muy importante la reunión de AMLO con los dueños del dinero en México; la relación: Presidente-Banqueros.

El reencuentro entre el presidente AMLO con el gobernador Astudillo Flores, contiene varias lecturas políticas. Se comprobará si el mandatario nacional, tiene ánimo de apoyar a Guerrero, inyectando recursos para relanzar Acapulco; solventar el pago a maestros fuera del Fone;  respaldar a esta entidad en materia de seguridad más otros rubros, o hacerse el desentendido. Sin duda El reencuentro Astudillo-AMLO, marcará el futuro de Guerrero.

Acapulco: lodo contra Adela

Si los autores intelectuales de la guerra sucia contra la alcaldesa de Acapulco, Adela Román Ocampo, creen que ya le dieron un “bajón” están equivocados; la han hecho más popular a través de las redes sociales.

Puntos valiosos los que ganó la presidenta Román Ocampo, cuando llamó “bola de mañosos” a ex funcionarios de la ex comuna de Acapulco, encabezados por su antecesor Evodio Velázquez, quien casi anda prófugo y a veces se refugia en Chilpancingo con un amparo en la mano.

La estrategia de golpear a la munícipe de Acapulco, Román Ocampo, les ha fallado a los estrategas de la guerra sucia; o sea lo que podría llamarse “fuego amigo”. Es decir: lodo y estiércol provienen de algún “cuarto de guerra” de Morena, con claro afán de eliminar a la prestigiada abogada antes del 2021.

A la alcaldesa Román Ocampo, le dejaron un desastre financiero; Evodio le dejó un Ayuntamiento en la ruina, con muchas deudas; con problemas para dotar servicios. Baste decir que la Sedena, le exige al ex edil, regrese unas armas… Punto.

[email protected]