CDHEG: ¿reelegirán la ineptitud?

Si los diputados locales, federales y hasta senadores revisan minuciosamente el trabajo de la Comisión de Derechos Humanos del Estadi de Guerrero (CDHEG), los resultados son altamente negativos, desfavorables hacia los sectores ávidos de justicia; y más aún de aquellas personas que les han vulnerado sus derechos, garantías individuales y han sufrido en carne propia atropellos físicos, mentales, que dejan secuelas de por vida. Para el titular de la CDHEG, Ramón Navarrete Magdaleno, ante tal escenario se ha tornado: sordo, ciego y mudo.

Sin embargo, Navarrete Magdaleno (terminó su periodo desde hace muchos días atrás), no solo le presta poca atención al alud de querellas de la ciudadanía, sino que se ausenta mucho de sus oficinas porque se ha dedicado a cabildear con funcionarios, políticos y algunos diputados locales y federales, preferentemente del partido Morena, para que lo ayuden a reelegirse.

A pesar de no dar positivos resultados en su encomienda como defensor de los derechos humanos de los guerrerenses ni de los ciudadanos foráneos que sufren atropellos, principalmente de autoridades (policías de todas las corporaciones), Navarrete Magdaleno está más preocupado por su reelección; llegó al cargo, gracias a la recomendación del ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, quien de momento pasa por  difícil situación por el caso Ayotzinapa.

En los propios archivos de la CDHEG, existen miles de expedientes sobre casos de ciudadanos que han sufrido en carne propia violaciones a sus garantías individuales, los derechos más elementales, atropellos, persecución y hasta encarcelamientos; sin embargo, Navarrete Magdaleno, hace mutis; no desahoga los asuntos más urgentes que provocan graves querellas ante otras instancias como el Congreso Local o la Secretaría General de Gobierno.

El extinto ex presidente de la CDHEG, Juan Alarcón Hernández, atento y eficiente como era, visitaba los penales del estado; supervisaba que todo marchara bien; atendía personalmente a la ciudadanía, e iba a las siete regiones, donde su presencia era necesaria. Eso ya no ocurre con el actual titular del organismo.

Ramón Navarrete Magdaleno, ni por chiste visita las mazmorras de los policías comunitarios de la costa chica, donde existen detenidos en condiciones infrahumanas. El actual titular de la CDHEG es un funcionario de oropel y de postín, fifí, que se la pasa jugando y apostando en el Casino de Galerías Chilpancingo, casi todas las noches y hasta de día; ya es cliente premier en esos sitios de “diversión”.

Navarrete Magdaleno, ya le “agarró mucho cariño” a la CDHEG, tras su periodo de cuatro años al frente de ese organismo; y de ser   abogado de clase media (del montón) ahora está convertido en potentado ($) y  aburguesado funcionario que no quiere ensuciarse los zapatos en sitios donde emerge la violencia, que es la zona rural, la sierra o montaña; prefiere la Costera de Acapulco y/o Galerías Chilpancingo.

Hace más de 72 horas, en la colonia El Encano de Chilpancingo, fue asesinado -presuntamente a golpes- por policías estatales el propietario de la taquería “El Chivito Alegre”, Juan José Hernández, en su propio domicilio. El titular de la CDHEG simplemente se concretó informar que se abrió un expediente para “conocer la verdad”. Tal expediente, será uno más archivado en los sótanos de la CDHEG, como ha ocurrido con otros casos.

Como prueba de la ineptitud e insensibilidad del titular de la CDHEG, Navarrete Magdaleno, el pasado 3 de julio del 2018 en Tlapa de Comonfort, fue asesinado en las puertas de su domicilio el joven abogado Joaquín Morales Sánchez; familiares de esa víctima acudieron ante el titular de la CDHEG, pero éste nunca los atendió.

Morales Sánchez, aspiraba ser presidente de la CDHEG, para lo cual tenía el apoyo del entonces diputado federal por el PT, Victoriano Wences Real.

Joaquín, se desempeñó como consejero del Itaegro, y cuando fue asesinado ya había sido operador político de la campaña del ex candidato presidencial -ganador- Andrés Manuel López Obrador, en la región de la montaña.

Cuando ocurrió el asesinato del abogado Morales Sánchez, el titular de la CDHG hizo mutis; nunca se deslindó de ese hecho, ni tampoco hizo nada para que esclarecer el caso que fue guardado en los archivos del organismo.

Mientras tanto, el titular de la CDHEG Navarrete Magdaleno, sigue su intenso cabildeo con diputados y funcionarios del partido Morena, con el fin de reelegirse en el puesto donde también ya “le agarró cariño” a la nómina “inflada” que maneja discrecionalmente.

¿Los poderes Ejecutivo (gobernador) y el Legislativo (diputados), votarían a favor de la reelección del inepto titular de la CDHEG, Navarrete Magdaleno?…

Punto.

[email protected]