HAF: gobernar ante adversidades

A Héctor Astudillo Flores, le ha tocado gobernar Guerrero en condiciones bastante difíciles; existe constante peligro de eventos que ponen en riesgo la estabilidad de esta entidad, sumida en la vorágine de la inseguridad, la violencia y la amenaza de grupos políticos resentidos que fueron desplazados del poder.

La presencia de grupos de la delincuencia que trabajan las 24 horas -día y noche-, mismos que entablan verdaderas guerras por territorios con saldos de horror, es un punto rojo en el mapa guerrerense, y que se encuentra en la agenda de gobierno. El crimen organizado participa en actividades políticas otros estados, Guerrero no es la excepción.

Pero hay más: Las policías comunitarias de esta entidad que, aunque manejan armas de “bajo calibre”, no dejan de ser un dolor de cabeza para el gobierno estatal y el federal. Esos grupúsculos se han enfrentado con saldos verdaderamente sangrientos.

El último enfrentamiento entre dos grupos de policías comunitarios que actúan en Petaquillas, municipio de Chilpancingo, con saldo de seis heridos y siete detenidos, alertó al gobierno estatal que encendió sus focos rojos, y así los mantiene y los mantendrá por más de cinco años.

El móvil de la reyerta entre grupos de policías rurales, puede ser: Grandes intereses, económicos, políticos, por el control de territorios y espacios de poder. Afortunadamente no hubo muertos. Existe el antecedente de otros enfrentamientos en fechas pasadas con saldos trágicos.

Horas extras ha tenido que trabajar el gobernador Astudillo Flores y su equipo que maneja la política interna –Florencio Salazar Adame, Secretario General de Gobierno-, para interceder en medio del conflicto entre los jefes de grupos de policías comunitarios, para conminarlos a la paz, el orden y la mesura.

De momento, lo ha logrado, pero es latente otro enfrentamiento. Es de risa, pero cierto: El gobierno debe comisionar a sus policías estatales para vigilar que otros policías (rurales) no se agredan ni se maten. Insólito.

Entre tanto, los grupos políticos (priistas) antagónicos al régimen astudillista, se han mantenido un tanto tranquilos, porque el mandatario estatal les ha dado espacios en los tres poderes de Guerrero y dentro del partido dominante (PRI), por aquello de los “equilibrios del poder”; ciertos perredistas también han sido beneficiados con cargos dentro de la administración estatal (Gisela Ortega, Fernando Donoso, Arturo Palma Carro, David Sotelo Rosas, etc.

 

VIENE… ¡TIJERA PRESUPUESTAL!

 

El recorte presupuestal a nivel nacional por 254 mil millones de pesos, no solo preocupa sino que también mantiene en alerta a todos los gobernadores del país, principalmente a los de mayor rezago, pobreza y hasta miseria como: Guerrero, Oaxaca, Chiapas y Michoacán.