ACAPULCO, Gro., 3 de abril de 2019.- Un coche estalló a unos metros de la comandancia de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) en la comunidad de Xaltianguis, lo que provocó daños materiales en otros siete autos que estaban estacionados y el colapso de la barda de una casa.

En entrevista, el comandante de esa Policía Comunitaria, Ernesto Gallardo Grande expresó que el auto de la marca Nissan, tipo Sentra, blanco fue dejado, al parecer con explosivos, por dos hombres y una mujer que iban a bordo, y atrás de ellos, circuló un taxi colectivo con una persona a bordo, donde posteriormente se subieron. En el caso de la mujer, ya la tienen identificada.

Explicó que el abandono del coche del que no se percató, pero según contaron otros integrantes, fue aproximadamente a las 14:30 horas a unos 15 metros de la comandancia, y después de entre 40 y 60 minutos explotó, sin que se reporten víctimas que lamentar.

El automóvil quedó desecho de la parte de enfrente y en la cajuela; todos los cristales que explotaron y pedazos de las calaveras quedaron sobre la calle de terracería.

Por otra parte, Ernesto Gallardo dijo que este ataque atenta contra la población de Xaltianguis y no contra la UPOEG o su persona, ya que por esa calle transitan habitantes, y lo que buscan quienes hicieron este ataque, era infundir miedo a todos.

Al lugar acudió el fiscal general del estado Jorge Zuriel de los Santos Barrila, el secretario de Seguridad Pública David Portillo Menchaca, efectivos del Ejército, así como policías ministeriales, estatales y peritos de la FGE para las diligencias correspondientes.