CIUDAD DE MÉXICO, 17 de enero de 2017.- El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, señaló que el ataque de un comando a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado, el cual dejó cuatro muertos, se debió a que los delincuentes ahora se sienten perseguidos por un organismo que ahora es autónomo.

A través de un mensaje difundido la noche de este martes en sus redes sociales, el mandatario estatal informó que entre los fallecidos se encuentra el policía ministerial Humberto Mora Ochoa, quien tenía 25 años de servicio en la institución.

Además, fueron abatidos tres presuntos delincuentes y se logró la detención de cinco más.

La nota aquí.