ACAPULCO, Gro., 10 de noviembre de 2018.- El escritor argentino Enrique ‘Kike’ Ferrari dijo ser bastante escéptico de “las posibilidades reales de cambio” que promete la próxima administración federal del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, pero reconoció que para los mexicanos representa una bocanada de aire fresco, tras tantos años de gobiernos de derecha.

El también trabajador sindicalizado del metro de Buenos Aires y autor de cinco novelas impartió una charla este sábado a integrantes de la Sección 14 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), en la que les platicó de la relación entre su vida como obrero y como escritor.

Kike Ferrari dijo que no le gusta el concepto de la palabra esperanza y se calificó como realista y reacio, en referencia a que al partido Morena se le denomina “la esperanza de México”, y dijo a los sindicalizados que al llegar la próxima administración federal, esta debe encontrarlos en resistencia, pues de lo contrario hará lo mismo que los gobiernos anteriores.

“Aprovechen este momento de esperanza, de entusiasmo, organícense y métanle presión (al gobierno entrante) porque sí los dejan que hagan solos, van a hacer lo mismo que hacen siempre. Si va a haber esperanza, que sea con resistencia, que sea con lucha porque se los van a bajar de paradas”, expresó.

Por otro lado, el argentino señaló que existe un paralelismo social entre México y su país, ya que ambas naciones son de las más impotentes en sus respectivas regiones, y las dos han vivido procesos de resistencia obrera en cada una de sus épocas.

En ese sentido, llamó “primos hermanos” al presidente Enrique Peña Nieto y “al imbécil que nos gobierna a nosotros (Mauricio Macri)”, pues aseguró que son parecidos políticamente, y apuntó que es preocupante que no haya manera de evitar que gobiernen presidentes con estos perfiles.

“Me parece preocupante que un tipo con la incapacidad de Peña Nieto y de Macri puedan gobernar a 120, en su caso 140 millones de personas. Cómo puede ser que no tengamos ningún mecanismo de reacción para evitar que un subnormal lleve el destino del país”, puntualizó.