COLIMA, Col., 7 de junio de 2020.- Un hecho inédito en la vida política y social de la entidad, es el que ocurrió en la tarde de ese martes, cuando cuatro mujeres diputadas y dos diputados que se oponen a la autorización del crédito solicitado por el gobernador Ignacio Peralta, fueron repelidos y agredidos a golpes por policías estatales con equipo antimotines, para impedirles el paso al sitio donde legisladores encabezados por el presidente del Congreso, Guillermo Toscano, se reunieron para aprobar el empréstito de 750 millones de pesos solicitado por el mandatario estatal.

Los hechos ocurrieron en el acceso al auditorio del Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Salud, a donde acudieron los diputados que participan en la resistencia pacífica que tiene tomada la sede del Congreso de Colima, a expresar su oposición a la aprobación del crédito solicitado por el gobernador, y denunciar las irregularidades a los procesos parlamentarios cometidas por el presidente de la Legislatura Guillermo Toscano, empero.

A golpes de la Policía Estatal, les fue impedido su derecho de acceder a la reunión, hecho que no ocurrió con el legislador Rogelio Rueda, quien es señalado como operador del gobernador Ignacio Peralta.

La nota aquí.