CHILPANCINGO, Gro., 2 de abril de 2020.- La emergencia sanitaria del Covid 19 opacó el tradicional jueves pozolero en Guerrero, pues muchas cerraron y otras lucen semivacías.

En Chilpancingo, dos pozolerías populares de la capital del estado cerraron sus puertas al público debido a que la emergencia sanitaria los dejó sin clientes.

Se trata de la pozolería Valcán, una de las más populares en el Centro de la capital, ubicada a dos cuadras del Zócalo. En la puerta del establecimiento fue colocado un letrero que dice: “Servicio hasta nuevo aviso”.

De acuerdo con vecinos de esta pozolería, situada en la avenida 5 de Febrero, el negocio cerró sus puertas el pasado jueves.

La pozolería El Rincón de las Máscaras, otra de las más populares y antiguas de Chilpancingo, también cerró sus puertas ante la ausencia de clientes. Sin embargo, en este negocio ubicado en avenida Leona Vicario del barrio de San Mateo, no hay ningún letrero que indique qué día habrá servicio.

En la pozolería Río Azul, ubicada en la colonia Los Ángeles, las ventas han bajado hasta el 50 por ciento, informó el encargado, Eric Aponte Memije.

De acuerdo con Aponte Memije, ninguna autoridad del gobierno del estado ni del Ayuntamiento les ha comunicado si cerrarán o no el local.

Este jueves a las 4 de la tarde, en la pozolería Río Azul había cuatro mesas ocupadas por comensales, a diferencia de otro día antes de la contingencia, pues todas las mesas estaban ocupadas, incluso había hasta gente formada esperando su turno para ingresar.

Aponte Memije estimó que sus ventas han caído hasta un 60 por ciento y dijo que lo que les ha ayudado a mantener el empleo de sus 15 trabajadores, es que la gente acude a comprar pozole para llevar.

La pozolería Doña Cuca también se ha visto afectada por la emergencia sanitaria. A las 4:30 de la tarde de este jueves, sólo había una mesa ocupada por una pareja.

Los dueños de esta pozolería reconocieron que su negocio sí se ha visto afectado por el coronavirus  por lo cual analizan si cierran o no el local de manera temporal.

En Acapulco la contingencia por el Covid 19 también apagó la fiesta y el ambiente en las pozolerías, debido a la poca afluencia de comensales y bajas ventas.

En un recorrido por Quadratín, se pudo constatar que en pozolerías tradicionales como la Lulú y El Camionero ubicadas en Ruiz Cortines y La Chilapeña de la calle 5 de Mayo, hay mesas separadas y pocos clientes.

Jesús Flores Santa de la pozolería Lulú y Vladimir Figueroa Molina de El Camionero, explicaron que ante la situación económica por la contingencia han optado por dejar de contratar cantantes y músicos para la característica música en vivo de los establecimientos. En cambio optan por poner una bocina conectada a un celular o que un dj ponga música en una computadora.

Vladimir Figueroa expresó que en el caso de su negocio han prescindido de algunos meseros y ayudantes de cocina ante las bajas ventas.

Jesús Flores explicó que de 60 mesas que tienen, ahora solo hay habilitadas siete con separaciones de un metro y medio cada una, como medida de prevención.

Víctor Sánchez de la pozolería La Chilapeña expresó que en su negocio viven una situación difícil económicamente debido a la baja afluencia de clientes.

Dijo que a pesar de que este jueves todavía tenían música en vivo optarán por dejar de contratar el servicio de continuar así la situación. Lamentó que ha tenido que mandar a descansar a muchos de sus trabajadores, teniendo que atender sólo tres personas el negocio.

En las tres pozolerías tienen el servicio para llevar, los clientes que acuden llevan sus trastes para llenar de pozole y llevárselas a sus casas. Los tres establecimientos cuentan con las medidas de prevención del coronavirus, como es gel antibacterial, cubrebocas y guantes.