TLAPA, Gro. 19 de agosto de 2014.- Organizadores de la Campaña en Nueva York para Liberar a Nestora Salgado García informaron que el próximo 21 de agosto, a un año de la detención de la líder comunitaria en Olinalá, habrá movilizaciones en el Día Internacional de Protesta tanto en ciudades de Estados Unidos así como en México y ocho países más.

A través de un comunicado, recordaron que el congresista norteamericano, Adam Smith, se comunicó recientemente con el secretario de Estado, John Kerry, para hablar del caso, asimismo el Consejo de la ciudad de Renton en Washington aprobó una resolución pidiendo la liberación de la mujer nacida en Olinalá, pero quien tiene nacionalidad estadunidense y radicaba en Renton con su esposo José Ávila Baez, sus hijas y nietos.

A estas movilizaciónes, las cuales se han vinculado con organizaciones sociales, gremiales y de defensa de derechos humanos, se conectarán las exigencias de libertad, tanto para los policías e integrantes de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias Policía Comunitaria (CRAC-PC) de Guerrero, del también policía comunitario y dirigente del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la presa la Parota (CECOP) de Acapulco, Marco Antonio Suastegui Muñoz, así como para el líder de autodefensas en Michoacán, José Manuel Mireles, de integrantes de las autodefensas de Aquila y de otros activistas sociales de Colima.

La Campaña aseguró que Salgado García se ha convertido en el rostro de una lucha mayor en México, de las y los luchadores contra el crimen organizado porque, “se han formado otras fuerzas de autodefensa para proteger las ciudades y pueblos de los mafiosos y de la toma de tierras por parte de compañías mineras internacionales, con un éxito considerable. A pesar de su eficacia – o más bien a causa de ella – el gobierno mexicano ha encarcelado a decenas de estos defensores, como ocurrió en Michoacán con Mireles, que junto con autodefensas habían expulsado a criminales de dos distritos de aquel estado”.

Activistas consideran que Salgado García, de Guerrero, y Mireles, de Michoacán, se han convertido en símbolos de la resistencia contra la corrupción del gobierno mexicano y la represión violenta, por lo cual exigen que sean liberados, ella y otros presos políticos encarcelados por el gobierno de Peña Nieto.

La jornada de protestas estadounidenses se llevarán a cabo en los consulados mexicanos en Chicago, Nueva York, San Francisco, Los Ángeles, Seattle y Portland, Oregón. En México, se han previsto eventos en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), así como en Olinalá, Guerrero, Jamiltepec, Oaxaca y el estado de Sinaloa. Protestas de solidaridad también se llevarán a cabo en San José, Costa Rica, Santo Domingo, República Dominicana, Buenos Aires, Argentina, Manaos, Brasil y Melbourne, Australia.

También, suman ya más de 120 organizaciones de EE. UU. las que apoyan el llamado a “Liberar a Nestora”. Entre ellos se encuentran el Consejo de Trabajo del Estado de Washington, AFL-CIO; Coalición de Derechos Humanos; La Voz Latina, WBAI-FM 99.5; El Centro de la Raza; Coalición de Sindicalistas Negros; Yo Soy 132, Chicago, San Francisco y la ciudad de Nueva York; Partido de Libertad Socialista; Mujeres Radicales; Comisión de Derechos Humanos de Seattle y el Consejo Regional de Carpinteros del Noroeste del Pacífico

Al conmemorarse el próximo 21 de agosto un año de la detención -ejecutada por militares seguidos de la Marina y policía municipal- y encarcelamiento de Salgado García, familia y partidarios de la líder en los EE.UU. y México eligieron este día para llamar a un día internacional de protestas en busca de su liberación así como el indígena me´phaa Arturo Campos y de Gonzalo Molina, de Tixtla, así como para más policías comunitarios indígenas de Ayutla de los Libres, ratificó el texto.

El boletín de prensa recordó que antes de ser elegida para comandar la Policía Comunitaria de Olinalá, Salgado García hizo numerosos viajes para entregar ayuda a los residentes pobres de su ciudad natal. La comunidad se encontraba bajo el asedio del crimen organizado que operaba en Olinalá y bajo el acoso de funcionarios públicos corruptos.

En el desempeño de sus funciones, Salgado enfureció a las autoridades locales que la detuvieron por cargos de secuestro y la enviaron a una prisión de máxima seguridad en Tepic, Nayarit. En marzo, un juez federal anuló los cargos en su contra y ordenó su liberación. Hasta ahora los funcionarios del estado de Guerrero se han negado a seguir esta orden y Salgado todavía se encuentra tras las rejas.

Ella tuvo su primera reunión con su abogado la semana pasada, le faltan medicinas adecuadas para el tratamiento de una lesión permanente de espalda y permanece aislada de las demás presas.