OMETEPEC, Gro., 30 de agosto de 2019.- Uno de los principales encargados de elaborar el tradicional toro de petate, que es un ritual en este municipio, Manuel Ambrosio Cavero dijo que se llevan hasta ocho horas para terminar esa figura que servirá para los festejos y danza en honor a San Nicolás de Tolentino.

Para esas festividades, cada año participan miles de personas, entre locales y visitantes, quienes se divierten y admiran con personajes como el terrón, paredón, monteador, mayordomo, caporal, puntero, caudillo, los vaqueros, la nana minga y las mojigangas, entre otros.

Explicó que desde hace 40 años llevan a cabo la elaboración del toro de petate, y durante ello “hay música de viento y el personaje conocido como el puntero hace sonar el cuerno, y la gente grita al unísono ‘hachoooo, alegre esa partida vaquero’”, indicó.

Utilizan varas, arcos hechos del árbol de pie de cabra, meca hila de ixtle, un relleno sintético, lo forran de petate, usan cuernos de toro y lo detallan con pintura, dando como acabado, la colorida y vistosa figura que el 11 de septiembre hará bailar a jóvenes y adultos, a quienes se les denominan corazones de toro.

El mayordomo de la celebración, Ausencio Lazo Castro reiteró la invitación al público en general y recordó que se inscribió desde 2009 para poder encabezar esos festejos y tuvo que esperar 10 años para tener ese honor motivado por la fe en San Nicolás de Tolentino.

Se informó, que ya hay personas anotadas para ser mayordomos de la fiesta en honor a San Nicolás hasta el año 2050, no obstante que para sacar adelante la fiesta hay que sacrificar mínimamente cinco vacas, tan sólo para darle de comer a los miles de asistentes, más la bebida, bandas de viento y grupos de renombre para amenizar el baile popular.

Del 1 al 9 de septiembre cientos de personas acudirán a presenciar la danza de Los Diablos en la cancha del barrio de San Nicolás, previo al 11 de septiembre que la danza del Toro de Petate recorrerá la calle Vicente Guerrero, la avenida principal, plaza cívica, barrio de La Ermita, 5 de Febrero y Juan García Jiménez, hasta llegar al domicilio del mayordomo en la calle Amado Nervo, casi frente a la monumental iglesia de San Nicolás de Tolentino.