MORELIA, Mich., 7 de mayo de 2019.- En una gran hazaña y una terrible actitud del Barcelona, Liverpool remonta al conjunto español por 4-0 (global 4-3), y de esta manera se instalan en el Wanda Metropolitano de Madrid, para disputar la gran final de la Champions League.

El sueño por alcanzar la gran final lo pondría en marcha Divock Origi, tras estar en el momento oportuno en un rebote que originó Jordan Henderson, quien entraba a velocidad con el balón y ante el manotazo de Ter Stegen, el esférico le quedó sobre los pies del delantero belga apenas a los 6 minutos de juego.

Con un claro dominio de la pelota, los rojos se marcharon al descanso sin saber lo que depararían los últimos 45 minutos.

La nota aquí.