ACAPULCO, Gro., 26 de junio de 2016.- El arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos indicó que “no es aceptable” que en aras de buscar justicia, se cometen actos que perjudiquen la sociedad y que no contribuyan a promover la construcción de la paz, por el contrario abonan a la violencia y a la incertidumbre.

Lo anterior, tras la repercusión que ha tenido a nivel nacional en el magisterio en marchas y manifestaciones en las distintas ciudades por los hechos registrados en Nochixtlán, Oaxaca en donde se registró un enfrentamiento entre policías federales y maestros, donde murieron ocho personas y hubo 108 heridos.

Manifestó que como Iglesia se hace un llamado a los maestros de Guerrero y a las autoridades a establecer un diálogo, ya iniciado por la Secretaría de Gobernación, para que se “resuelvan sus diferencias en todos los ámbitos”.

Por otra parte, sobre el fenómeno de mar de fondo indicó que tanto bañistas y personas que tienen un local en la franja de arena o quienes ofrecen sus productos a turistas, tomar las medidas de precaución, ya que dijo “la prevención y autoprotección” son fundamentales en estas situaciones.