CIUDAD DE MÉXICO, 26 de junio de 2016.- Andrés Manuel López Obrador propuso al presidente Enrique Peña Nieto que, en este último tramo de su mandato, integre “un gobierno de transición, que permita entregar el mando en 2018, en un ambiente de tranquilidad y paz social”.

Durante un mitin en la Ciudad de México, el líder nacional del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) afirmó que la administración federal está a tiempo de evitar un derrumbe precipitado, ruinoso y perjudicial para todos los mexicanos, es mejor prevenir que lamentar.

“Todavía podemos buscar una transición ordenada y pacífica para que, en el 2018 el pueblo, de manera libre y democrática, elija no solo su próximo gobierno, sino la política que más convenga hacia el porvenir”, expresó.

Ante simpatizantes de Morena, expuso que esta situación demanda inaugurar una etapa nueva en el actual gobierno, con un gabinete distinto, con cambios auténticos de actitud, bajo la premisa del diálogo y la reconciliación, con respeto absoluto a las garantías individuales y a los derechos sociales y ciudadanos.

Previamente, explicó que México ha entrado en un proceso preocupante y riesgoso de descomposición en todos los órdenes de la vida pública. Como ha quedado de manifiesto con el tiempo, “nosotros no queremos la violencia no apostamos a mayores desgracias”.

Descartó que “no aspiramos a comenzar la reconstrucción de México, a partir de escombros y luego de amargos sufrimientos. Siempre hemos actuado con responsabilidad, poniendo por delante el interés general. No somos ambiciosos vulgares, no luchamos por cargos, luchamos por ideales, luchamos por principios, luchamos por la transformación de México”.

La nota en Quadratín México.