CIUDAD DE MÉXICO, 4 de junio de 2020. — La estudiante del Tec de Monterrey en Ciudad de México, Fernanda Ordorica Bechelany, creó Agave Bioplastic, un proyecto que busca desarrollar un nuevo bioplástico que ayude a minimizar el impacto ambiental.

La manipulación de la fibra de agave permite la creación de un material biodegradable resistente y flexible, que resulta en una película delgada que permite ser moldeada, cocida y hasta serigrafiada, por lo que se convierte en un elemento potencial para la industria textil.

“Trabajar con biomateriales, en ocasiones, puede ser muy difícil, porque requiere de mucha experimentación. Uno de los mayores retos fue siempre llegar al resultado deseado, pues todo es prueba y error, lo cual hace que el trabajo pueda ser muy bueno o inservible. Aún queda mucho por explorar y perfeccionar, en especial si se busca escalar la producción para aplicarlo en la industria”, comentó Ordoríca Bechelany.

Con este proyecto, la joven estudiante del Tec de Monterrey tuvo la oportunidad de participar en Cumulus Green, competencia anual que invita a estudiantes internacionales de cualquier área de arte, diseño y medios, para solucionar problemas actuales a través del diseño.

Obtuvo una mención honorífica y el pase a una segunda ronda que le dará la posibilidad de obtener un premio económico para continuar con su desarrollo.

En México, se producen más de siete millones de toneladas de plástico al año; el 48 por ciento es destinado a envases y embalajes que no necesariamente terminarán siendo reciclados, ya que la capacidad real de reciclaje del total de residuos valorizables apenas llega al 6.07 por ciento en el país, en este entorno, crear opciones como Agave Bioplastic, son un gran aliado para el reúso de estos materiales.