ACAPULCO, Gro., 24 de febrero de 2020.- Maestros de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), concluyeron su marcha con un mitin en el que exigieron justicia por la muerte del maestro jubilado Claudio Castillo Peña, a cinco años del violento desalojo, la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa y la regularización de docentes, e incorporación a los maestros fuera del Fondo Nacional Educativo (Fone).

Afuera de las Instalaciones de la Cruz Roja en la zona Diamante del puerto, la representante en Acapulco de la Comisión Política de la CETEG, Adolfina Bautista Vázquez informó durante su intervención, que se reunirán el próximo 3 de marzo al mediodía en Chilpancingo, con el gobernador Héctor Astudillo Flores, para plantear sus propuestas; sin embargo, advirtió que no dejarán las movilizaciones, por lo que no descartan el paro escalonado, primero de 48 horas y luego otro de 72, en caso de que no cumplan con sus demandas.

 Antes, el coordinador del Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad en Guerrero, Raymundo Díaz Taboada señaló que los asesinos del profesor Claudio Castillo y los autores intelectuales de la desaparición de los 43 normalistas continúan libres y los crímenes siguen impunes.

Lamentó que la marcha, que reunió a poco más de 800 personas, entre ellos integrantes del SUSPEG, la UPN, el Sutcobach, el CECOP y otras organizaciones no sea tan numerosa como en otros años.

“A cinco años, el crimen del maestro Claudio está completamente impune. Quienes fueron los perpetradores, la Policía Federal, seguramente hoy visten el uniforme de la Guardia Nacional. Esta Cuarta Transformación aún tiene muchas cosas que cambiar y si nosotros pretendemos que solamente habiendo tomado el poder político de la presidencia sean resueltas las cosas, estamos muy engañados. Todas las demandas laborales y de justicia, tienen que ver con una situación de derechos humanos”, expresó el activista.

Llamó a que haya otras luchas, pues el riesgo de hacer luchas sectoriales a las organizaciones sociales, las debilitará.

Entre los oradores en el mitin estuvieron de la Costa Grande, Julio César Moyao Gaspar, quien señaló que la reforma educativa, aún posee tintes punitivos; del Instituto Estatal de Educación de Jóvenes y Adultos (IEEJA), Maribel Valente quien exigió que sea respetado el laudo a trabajadores y la incorporación al ISSSTE, pues carecen de dicha prestación.

En representación de los alumnos de la Universidad Pedagógica de Acapulco, Zabdi Madai Olivares Salgado destacó que su participación en la marcha fue para exigir que sea eliminado el arancel para estudiantes y se respete así la gratuidad de la educación, que haya becas para los alumnos y el otorgamiento de plazas a los egresados.

Olivares Salgado criticó la preferencia del gobierno federal para con jóvenes que no estudian ni trabajan, pues el programa federal Jóvenes construyendo el futuro tiene mayor beneficio que una beca académica.

De la región Norte, Jordan Anacasio recordó la represión que vivieron la tarde del 24 de febrero de 2015.

El docente, José Luis García Benítez señaló que el gobierno de federal es un sistema enfermo de Parkinson porque la cabeza piensa de una manera y el cuerpo se mueve por otro.

Durante el avance del contingente, reprocharon el desalojo que el gobierno estatal de Chiapas, de padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa, cuando se manifestaban en esa entidad gobernada por Morena.