CIUDAD DE MÉXICO, 28 de enero de 2019.- La secretaria de Energía (Sener), Rocío Nahle, afirmó que el robo de combustible estaba afectando gravemente la economía del país, por lo que el 20 de diciembre se tomó el control de los ductos que distribuyen la gasolina y diésel en todo el país, específicamente en los tramos estratégicos donde se encuentra el mayor número de tomas clandestinas.

“Se tomó el control desde el seno de la misma empresa y cuarto de control de distribución, hasta las terminales, ductos, carrotanques y sistemas de distribución”, detalló.

Durante su comparecencia ante diputados y senadores de la Tercera Comisión de la Permanente en la Cámara de Diputados, Nahle García señaló que ante esta medida, el abasto de gasolina estaba asegurado, pues desde el inicio de la estrategia se confirmó que en las 74 terminales de abastecimiento de Pemex se tenían altos niveles de inventarios de combustibles y las importaciones de gasolina estaban garantizadas.

Además, dijo que, para la primera semana de enero de este 2019, seis refinerías ya estaban produciendo, “en todo momento se ha garantizado cubrir la oferta nacional de gasolina y diésel, ya que esta la componen la suma entre los inventarios, más la producción de refinación nacional, más las importaciones”. 

La funcionaria afirmó que en 60 días que lleva en funciones este Gobierno, el sector energético ha tomado decisiones firmes y trascendentales con el propósito de fortalecer la producción y el suministro de energéticos; aseveró que la actual administración encontró al país con una severa dependencia de combustibles y con la ausencia de programas integrales para restablecer los procesos de refinación.

Más información aquí.