ACAPULCO, Gro., 6 de septiembre de 2019.- El ex gobernador Ángel Aguirre Rivero aseguró que le provoca mucho enojo y rabia la liberación de Gildardo López Astudillo, alias El Gil, uno de los principales implicados en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en septiembre de 2014 en Iguala, tragedia que provocó su salida como mandatario estatal.

En entrevista en un restaurante de la Costera, después de tomar protesta a nuevos integrantes de su corriente perredista Izquierda Progresista de Guerrero (IPG), Aguirre Rivero consideró que esta acción habla de la descomposición y corrupción que hay en el Poder Judicial de la Federación. “No puede ser que se haya puesto en libertad, así como él, vendrán otros, que también es posible que tengan implicaciones en la desaparición de los 43 normalistas”, indicó.

Dijo que espera que la liberación de El Gil no sea una decisión torpe, y que esto ocasione que se lleve más tiempo para conocer la verdad y el paradero de los normalistas. “Hace un par de días le dieron libertad a un personaje funesto, a un delincuente como El Cabo Gil, lo cual significara un retroceso en las investigaciones de este caso tan penoso y desagradable como fue la desaparición de estos muchachos “, comentó.

Durante su discurso ante regidores, alcaldes, el presidente del Comité Ejecutivo Estatal del PRD, Ricardo Barrientos Ríos, así como integrantes de su corriente, Ángel Aguirre Rivero dijo que lo han señalado “injustamente” de tener alguna responsabilidad en el caso de Ayotzinapa, aunque su gobierno “no tenía nada que ver” y por el contrario, ayudó a otros 60 normalistas para que no corrieran con la misma suerte de los 43.

Insistió que las liberaciones se dan porque la extinta Procuraduría General de la República (PGR) torturó a muchos de los detenidos y no hizo adecuadamente su trabajo para integrar las carpetas de investigación, y además “los jueces no fueron capaces de revisar cada uno de los detalles de estos expediente”.

Sostuvo que en cambio,  la Fiscalía General del Estado en su administración hizo todo lo contrario y no ocuparon la tortura para que declararan, además que el entonces fiscal Iñaki Blanco Cabrera hizo un trabajo serio al presentar a los delincuentes, “detuvimos a casi 40 personas, ¿saben cuántos de esos van a salir que detuvo la Fiscalía de Guerrero?, no va a salir ni uno, sólo porque nunca utilizamos como método para que declararan la tortura”, afirmó.

Añadió que “hoy eso se reconoce, López Obrador ha pedido una investigación y qué bueno que la pida, pero la ha pedido para los funcionarios federales, aquellos que tramaron todo para desprestigiarnos, para que Guerrero ya no siguiera gobernado por la izquierda, hoy en el 2021 en Guerrero nuevamente será de izquierda”.

También criticó al ex secretario de Gobernación federal en el sexenio pasado y ahora senador del PRI, Miguel Ángel Osorio Chong, quien declaró que como gobernador, Ángel Aguirre Rivero no tenía nada que ver en el caso Ayotzinapa, “hijo de la chingada, por qué no lo declaró hace varios años”, mencionó.

Cuestionado sobre si acudirá a la Secretaría de la Función Pública (SFP) a declarar sobre los recursos que se ocuparon y destinaron en su administración, Aguirre Rivero indicó que sí, que estaba dispuesto a acudir en cualquier momento que sea requerido, como ha ocurrido en sus más de 20 visitas a la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

“Nosotros siempre estaremos en toda la disposición de acudir a cualquier instancia como lo he hecho en la Auditoría Superior de la Federación, cuando nos requieran estaremos para cualquier llamado. Estoy totalmente en paz, tranquilo, pero si hay que aclarar cualquier situación, estamos dispuestas a acudir”, expresó.

Por otra parte, ante los integrantes de IPG, el ex mandatario estatal afirmó que para las próximas elecciones de 2021 donde se elegirá a un nuevo gobernador en Guerrero, su corriente será una de las organizaciones más fuertes, que cualquier partido político buscará, por la cantidad de afiliados que tiene y tendrá.

 No obstante, aclaró que se buscará una coalición de todas las izquierdas, la cual espera que sea encabezada por alguien del PRD.