OAXACA, Oax. 10 de diciembre de 2014.- Trabajadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) intervinieron este miércoles la fachada del templo de Santo Domingo de Guzmán, en la ciudad Oaxaca.

 

La fachada construida en cantera verde fue dañada con pintura en aerosol durante las protestas realizadas en Oaxaca en apoyo de los normalistas de Ayotzinapa.

 

Santo Domingo de Guzmán es un templo dominico, de arquitectura barroca, que data del siglo 15 y que forma parte del conjunto de inmuebles Patrimonio Cultural de la Humanidad.

 

El recuento de daños por las manifestaciones es de unos 30 inmuebles históricos en el primer cuadro de la ciudad dañados con grafitis y consignas de enojo contra el Estado.

 

Personal del INAH desgastarán la cantera para poder quitar el mensaje en pintura blanca que dice “Fue el Estado”.