MORELIA, Mich., 1 de junio de 2019.- Las anotaciones del egipcio Mohamed Salah y del belga Divock Origi, fueron suficientes para que Liverpool consiguiera su sexta orejona al vencer por 2-0 al Tottenham, que no logró reencontrarse con el fútbol que los llevó a disputar la Final de la Champions League.

Previo al silbatazo inicial por la cuarteta arbitral encabezada por el esloveno Damir Skomina, se presentó la banda estadounidense Imagine Dragons para engalanar el partido; posteriormente se efectuó un minuto de silencio por la memoria de José Antonio Reyes, futbolista español que falleció este sábado en Sevilla, a causa de un accidente automovilístico.

Tras lo anterior, por fin dio inicio el combate por la gloria del campeonato más prestigioso de Europa, el cual no defraudó, pues rápidamente Moussa Sissoko cometió una mano dentro del área, que no dudó Skomina para sancionarlo como penalti. Cobrado con dirección al centro por Mohamed Salah; ante la estirada del francés Hugo Lloris al poste izquierdo, los Reds festejaron el primero de la noche, a dos minutos del arranque.

Para la segunda mitad, un inoperante Harry Kane, no conseguía registrar peligro a favor de los Spurs. Desde el banquillo, Pochettino demostraba desesperación, sin embargo, el cero continuaba para ellos en la pizarra que los alejaba de su primer copa de Europa.

La información completa aquí.