ACAPULCO, Gro., 6 de marzo 2019.- El arzobispo Leopoldo González González llamó a “detener la conducta criminal del cobro de piso, robo y asaltos”, así como las desapariciones forzadas y los homicidios e insistió en la conversión para que los delincuentes puedan “volver a la casa del Padre”.

En conferencia de prensa después de una misa con motivo del Miércoles de Ceniza que marca el inicio de la Cuaresma, el prelado católico dijo que también debe parar la trata de personas, corrupción, así como la intoxicación de niños y jóvenes por las drogas.  

“Nadie ha sido creado para amasar el sustento diario con la sangre del prójimo derramada. Ese pan es mucho muy amargo”, expresó el arzobispo.

Agregó que la búsqueda de paz y seguridad no se puede enfocar exclusivamente a las calles y espacios públicos, sino que se debe acabar con la violencia en el hogar. “Ahí también está en nuestras manos construir la paz, para tener sosiego y no descargar nuestras frustraciones o resentimientos en las personas con quienes convivimos”, indicó.

Asimismo citó el mensaje del Papa Francisco sobre la Cuaresma, en la que pide a los creyentes abandonar el egoísmo, y dirigir su mirada a Jesucristo, además de ayudar a sus similares “que pasan dificultades, compartiendo con ellos nuestros bienes espirituales y materiales”.