CIUDAD DE MÉXICO, 17 de febrero de 2020.-  La crueldad que presenta el caso de la niña Fátima, hallada muerta este domingo en Tláhuac, hace necesario que las investigaciones determinen si estamos frente a un secuestro para la obtención de órganos humanos, actividad del crimen organizado que destaca por su barbarie, advirtió la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Al expresar su indignación y condena por el homicidio y presunta agresión sexual, tortura y extracción de órganos, de la menor de 7 años de edad, el Organismo nacional exigió a la Fiscalía General de Justicia de esta entidad, efectúe una investigación integral, profesional y exhaustiva, a fin de que el caso no quede en la impunidad.

“La repetición de este tipo de casos genera una gran consternación y preocupación a este Organismo Nacional, que reitera que toda agresión y afectación, de cualquier tipo, en contra de las niñas, niños y adolescentes lesiona gravemente el entorno social y no debe quedar impune, recordando la obligación que tienen los tres órdenes de gobierno de garantizar el pleno ejercicio de sus derechos humanos, así como el acceso a una vida libre de violencia, en cualquiera de sus manifestaciones”, señaló.

La nota aquí.