CIUDAD DE MÉXICO, 4 de enero de 2019.- De acuerdo con la estadística del sistema penitenciario nacional, al mes de agosto de 2018, había 202 mil 745 internos, de las cuales 192 mil 225 son hombres y 10 mil 520 mujeres, entre las cuales el uno por ciento pertenece a las poblaciones lésbico gay.

Al respecto, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) remarcó en 2010 la necesidad de eliminar prácticas institucionales que generen homofobia, entendida ésta, como la discriminación por la orientación sexual, la identidad o expresión de género, así como sancionar a los servidores públicos que cometen agravios en contra de estas poblaciones.

Mediante resolución del Consejo Consultivo de la CNDH, del 5 de marzo de 2015, se aprobó el programa de Pronunciamientos Penitenciarios, el cual tiende a fortalecer y garantizar el respeto de los Derechos Humanos de las personas que se encuentran procesadas o sentenciadas penalmente en los centros penitenciarios de México.

El organismo defensor subraya la importancia de promover la cultura de la legalidad y de revisar los proyectos legales que se presenten, a fin de evitar que éstos impliquen un retroceso normativo sobre el tema.

La CNDH se ha pronunciado en el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria que emite anualmente sobre la situación que guardan los integrantes de las poblaciones lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti e intersexual (LGBTTTI) privadas de la libertad en centros penitenciarios.

Más información aquí.