ZIHUATANEJO, Gro., 29 de agosto de 2019.- Por tercer día consecutivo, alumnos del jardín de niños Justo Sierra, perteneciente al sistema estatal y ubicado en pleno Centro de la ciudad, tomaron clases en aulas provisionales con muchas incomodidades e inclemencias.

Son más de 100 alumnos que en este ciclo escolar comenzaron a tomar sus actividades académicas en cinco locales habilitados con cajoneras, sábanas, malla de nylon y malla ciclónica, sobre una superficie de unos 50 metros cuadrados.

La encargada de la dirección, la profesora Lorena Heredia Hernández, dijo que se cuenta con una matrícula de 150 alumnos distribuidos en siete grupos, y recordó que desde septiembre de 2017, después del sismo, se acondicionaron cinco aulas en la pequeña explanada techada, pues ya no se podían utilizar los salones viejos al representar un gran peligro.

Comentó que es el tercer ciclo escolar que las educadoras trabajan con los niños en aulas provisionales, pues luego vino la demolición del antiguo edificio y la construcción del nuevo, que ya lleva más de un año y no se ha concluido.

“Falta la plaza cívica y la instalación eléctrica, están poniendo la subestación”, dijo la profesora de preescolar, quien comentó que les dijeron que en unas tres semanas estarían terminando los trabajos de la nueva edificación.