IGUALA, Gro. 20 de diciembre.- Miguel Ángel Jiménez Blanco, encargado de realizar el rastreo y localización de fosas por parte de la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (UPOEG), confirmó que fueron encontradas dos fosas donde fueron extraídos dos cadáveres y 15 zonas más sospechosas, que en total suman 17 sitios puntos sospechosos.

 

Según publica Excélsior, la búsqueda de las fosas en Iguala se ha retrasado a grado tal que en el mapa de zonas sospechosas de la UPOEG, tienen señalados 31 puntos en los municipios circunvecinos a Iguala, pero solamente se ha explorado el sitio denominado El Cerro Gordo, donde se encuentran los parajes de la Barranca del Tigrillo, La Parota, Monte Oreth y San Miguelito.

 

El encargado de la UPOEG en Iguala, expresó, que “se encontraron dos cuerpos uno en cada fosa y hay todavía posibles fosas, vamos a decir como a 40 metros. Existe un árbol que nosotros encontramos que ocupaban los sicarios para estar vigilando, y en ese árbol que tiene como gradas era ocupado como zona de campamento”.

 

El hallazgo se realizó este miércoles y dieron parte a los peritos forenses de la PGR, quienes extrajeron los restos de dos personas aún no identificadas, las cuales fueron trasladadas a la Ciudad de México para su análisis y posible comparación con los 500 familiares de desaparecidos, que han formado un banco de ADN.

 

El recuento oficial establece que han sido un total de 42 cadáveres, hasta el momento encontrados en diversos puntos, el primero de ellos, localizado el pasado cuatro de octubre en el paraje conocido como La Parota de la comunidad de Pueblo Viejo, sitio en el que surgieron por menos 28 de los cuerpos sin vida localizados.

 

El segundo sitio, fue localizado el 10 de Octubre en la zona conocida como Loma del Zapatero, donde se localizaron otros 8 cadáveres, todos los restos encontrados en este sitio, eran osamentas que fueron llevadas al Servicio Médico Forense de Chilpancingo.

 

Tras el arribo de la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (UPOEG), en la ciudad de Iguala, fueron detectadas otras dos zonas, una ubicada en Monte Hored y otra más en Filo de Ganaderos.

 

En ambos sitios hasta el momento no se ha confirmado el hallazgo de restos humanos, pero desde el pasado 26 de septiembre, la Procuraduría General de la República tomó control de ambas áreas y las mantiene bajo investigación.

 

Finalmente el 27 de Octubre, la PGR aseguró el basurero de Cocula donde presuntamente fue encontrado el quinto paraje donde presuntamente fueron quemados los cuerpos de los normalistas desaparecidos, a la par se revisó el rio San Juan, donde se sospecha que pudieron haber sido aventado cadáveres.

 

Leer más en Excélsior