CHILPANCINGO, Gro., 30 de enero de 2017.- El alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena y recolectores de basura acordaron depositar por este día sus desechos en la avenida Llano Largo, donde serán escoltados por la Policía Municipal, para evitar alguna confrontación con los vecinos.

Quadratín Guerrero informó que esta tarde, 80 camionetas llegaron para exigir que Leyva Mena diera la orden de habilitar un lugar mejor para poder llevar los desechos. Sin embargo, ante la negativa del alcalde amagaron con tirar la basura en la explanada del zócalo.

Después de varias horas de negociaciones y de una tensa reunión, donde retuvieron sólo unos minutos al trabajador del Ayuntamiento, Roberto Ramírez, se acordó tirar la basura en Llano Grande y el miércoles ya solucionar, si tiran los desechos en el basurero en Zumpango o en su caso, se buscaría un lugar en Chilpancingo.

En la reunión,  los manifestantes se quejaron de que han sido amenazados por los vecinos de las colonias San Rafael Norte, Industrial, Amate y María Dolores de que se juntarían para sacarlos de esa zona y no dejarlos trabajar.

Ante ello, el alcalde se comprometió a que la Policía Municipal los acompañaría esta noche a los recolectores, para que puedan tirar la basura en ese sitio.

Leyva Mena también les ofreció despensas y un apoyo económico, porque desde hace cuatro días no han podido trabajar las más de 150 camionetas de la Basura jefa que circulan en la capital.

Los recolectores aceptaron la propuesta del alcalde y se comprometieron a tener una mayor comunicación para que el problema de la basura se solucione.