CIUDAD DE MÉXICO, 21 de febrero de 2020.- Marcelina Cruz, madre de Giovana, presunta asesina de la menor Fátima, pidió apoyo para pagar un abogado y perdón.

“Yo sé que con un perdón no se va a solucionar esto, pero les pido perdón a todos, en especial a la mamá de la niña; sé cómo se siente y que esto duele”, externó la madre de Giovana en conferencia de prensa desde el bufete de la abogada Angélica Urbina, quien renunció al caso por amenazas.

Luego de aceptar que también ha sido amenazada e incluso recibido agresiones, Marcelina Cruz externó que teme por su vida, aunque no piensa en mudarse, puesto que “yo no hice el mal”.

Al preguntarle si su hija es culpable de los delitos que se le imputan, la mamá de Giovana respondió que no sabía. Sobre los hijos de Giovana y Mario, estos últimos acusados de secuestro agravado y feminicidio de la menor Fátima, indicó que no los ha visto, ni sabe dónde están, pero luchará por ellos. Y pidió apoyo psicológico para ella, su hija y los niños, y para que los menores puedan estar “conmigo”.

Sobre la pareja de su hija, Mario, señaló que no tiene perdón, “ni con lo que hizo con la vida de mi hija; se merece todo el peso de la ley”. Y que varias veces Giovana denunció el maltrato que recibía en su casa, pero “nunca la escucharon ni tomaron en cuenta; creo que esperaban que llegara casi muerta”, para atenderla.