ZIHUATANEJO, Gro., 29 de abril de 2019.- El comisionado político de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) en la región Costa Grande, Julio César Moyao Gaspar dijo que pecaron de ilusos los maestros democráticos cuando creyeron en el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, en el sentido de que no quedaría ni una coma de la reforma educativa que impulsó el ex mandatario federal Enrique Peña Nieto.

Moyao Gaspar sostuvo que lo único que le quitaron a la reforma peñista es el carácter punitivo a la evaluación, por lo cual consideró que la reforma educativa de López Obrador es un duro golpe para los alumnos egresados de las normales públicas, pues las evaluaciones aplicadas por un órgano desconcentrado, se prestan para anomalías y corrupción, con tal de lograr la evaluación y obtener la admisión al servicio.

Abundó que eso es injusto porque la Secretaría de Educación Pública (SEP), tiene la capacidad presupuestaria para contratar a los maestros que egresen, pues las necesidades de maestros existen en la mayoría de las escuelas, y señaló que no es culpa de la CETEG que la nómina esté inflada por tener aviadores y recomendados sin perfil pedagógico en el sector educativo.

“Estamos, desde que se anunció la reforma hace más de cinco años, en contra de lo que nosotros creemos que no es conveniente a la educación pública, que no beneficia en lo esencial a los alumnos y a los maestros”, dijo el cetegista.

Dio a conocer que solamente les queda esperar a que se analice a ver qué es lo que se puede lograr en los estados con la aprobación de las leyes secundarias y están en espera que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), pueda generar un plan de acción.   

Moyao Gaspar informó que se llevará a cabo un paro de labores los días 1 y 2, así como 16 y 17 de mayo para mantener la lucha magisterial.