CIUDAD DE MÉXICO, 24 de agosto de 2019.-  En comparación con los autos convencionales, los eléctricos representan un ahorro económico de 67.5 por ciento en consumo de energía, reveló German Carmona, del Instituto de Ingeniería de la UNAM.

En un auto a gasolina que rinde 10 kilómetros por litro se invierten 20 pesos, y en uno eléctrico 6.50 por la misma distancia. Esa diferencia hace financieramente viable, a corto o mediano plazo, la movilidad eléctrica.

Los proyectos de movilidad eléctrica serían viables, no sólo por el ahorro económico, sino como un plan de uso eficiente de energía”, afirmó Germán Carmona Paredes, investigador del Instituto de Ingeniería (II) de la UNAM. 

Si bien es cierto que la recuperación de la inversión en un vehículo eléctrico es a menor plazo si se destina al transporte público, esto no significa que los particulares no se beneficien también de esta nueva tecnología. 

Por ejemplo, en Ciudad de México los taxis transitan diariamente entre 150 y 200 kilómetros, mientras que los particulares 40 kilómetros. Aquí un auto sedán rinde 10 kilómetros por litro de gasolina, con una inversión de 20 pesos, y ese mismo tramo con uno eléctrico costaría 6.50 pesos.  “Esa diferencia de 13.5 pesos hace financieramente viable, a corto o mediano plazo la movilidad eléctrica”, explicó.

Sin embargo, el universitario reconoció que el reto en CDMX para transitar a una ‘movilidad verde’ no es simple, pues aunque el costo por kilómetro recorrido de los eléctricos representa la tercera parte de un carro de gasolina, el precio del primero es 70 o 100 por ciento mayor que uno de combustión interna.

Con más de 25 años en el desarrollo de vehículos eléctricos e híbridos, Carmona Paredes reiteró que la recuperación de la inversión se asocia a los costos de operación, y la mayor diferencia ocurre entre los autobuses a diésel y los cien por ciento eléctricos. 

“Los autobuses de combustión interna son más eficientes en una razón de dos a uno, pero como es un vehículo de uso intensivo, la inversión en uno eléctrico se recuperaría en el corto plazo, por lo que los proyectos de movilidad eléctrica serían viables, no sólo por el ahorro económico, sino como un plan de uso eficiente de energía”. 

Asimismo, consideró acertado recuperar el parque vehicular de trolebuses como parte del Plan de Reducción de Emisiones del Sector Movilidad en Ciudad de México, presentado recientemente por el gobierno local. “Así se aprovechará la infraestructura que ya existía, pero que estaba olvidada”.

La nota en Quadratín México.