CIUDAD DE MÉXICO, 10 de noviembre de 2018.- Ante el pánico que se manifestó en algunos sectores de la sociedad por el arribo masivo de migrantes centroamericanos, el panorama tras su llegada a la capital del país y ahora salida rumbo al norte, no tuvo mayor afectación.

Así lo consideró el jefe de gobierno de Ciudad de México, José Ramón Amieva Gálvez al resaltar que se dio cumplimiento a la Constitución en el sentido de que cualquier persona que esté en el territorio de esta ciudad, tiene derecho a recibir, alimentación, servicios de salud, pernocta y un acompañamiento psicológico.

“Primero manifestaron que venían personas que eran delincuentes, pues ya vieron ustedes que se fueron y no eran delincuentes. Después manifestaron que había brotes de epidemia entre las personas, vieron ustedes que estuvimos ahí y no existió ningún brote de epidemia y por otro lado manifestaron que nosotros íbamos a priorizar la atención a personas migrantes por encima de las personas que habitamos la ciudad, pues vieron que continuamos con la atención a las personas de la ciudad y pudimos dar atención a los migrantes”, sostuvo este sábado durante la jornada En Invierno Contigo, en la Fundación para Ancianos Concepción Béistegui.

Además, reiteró que el mensaje que se ha buscado dar es el de ciudad hospitalaria.

“Una ciudad hospitalaria, en este caso para migrantes en tránsito. Para nosotros, quiero decirles, que durante este periodo que estuvieron con nosotros, sí recibimos algunos comentarios de inconformidad, recibimos algunos comentarios que incluso pretendieron desinformar a las personas y a los medios de comunicación”.

Más información aquí.