ACAPULCO, Gro., 13 de abril de 2019.- Hijos de la señora Valentina Serna Gómez, vendedora de cena de la colonia Progreso conocida como doña Vale, señalaron que su sobrina Yésica Torres abusó de la confianza que ellas le dieron a su hermano menor Jesús, tras el despojo sufrido por doña Vale, fundadora del conocido negocio de antojitos mexicanos que lleva su nombre.

En conferencia de prensa esta mañana afuera del local ubicado en la avenida Bernal Díaz del Castillo, entre las calles Sonora y Chihuahua, sobre el pleito familiar que se hizo viral, argumentaron que la propiedad está bajo el régimen condominal, pues los cinco hijos de la señora Valentina, de 83 años, son copropietarios y han trabajado en el negocio de venta de cena toda su vida.

Sin embargo, debido a que es discapacitado y su salud está deteriorada, Jesús Torres trabajaba sólo tres días de la semana en el restaurante, e incluso dada la confianza que su madre le tenía, la mayor extensión del predio quedó a su nombre luego de que doña Vale terminó de pagarlo.

Las hijas de doña Valentina se dijeron indignadas por el modo de actuar de su sobrina Yésica, pues aseguraron que Jesús aún depende de lo que su madre le proporciona con el esfuerzo de su trabajo diario, pues él es discapacitado debido a que sufrió una trombosis hace más de seis años.

Acusaron también que la patrulla 05 de la Policía Ministerial acudió en apoyo de los agentes de la empresa de seguridad privada Jobamex que el jueves en la madrugada desalojaron el negocio.

Vecinos de la popular colonia saludan a doña Valentina y a sus hijas cuando pasan por el local, donde las agraviadas llevan dos días afuera.

Quadratín Guerrero informó que doña vale clamó ayuda, porque su nieta Yésica la despojó del predio donde vende cena desde hace 50 años, con lo cual ha mantenido a toda su familia.