MORELIA, Mich., 6 de marzo de 2019.- Con la imposición de una cruz de ceniza, símbolo de máximo del reconocimiento de los pecados y penitencia que se impone el cristiano, este miércoles comienza el periodo de la Cuaresma.

Un día como hoy, pero del año 33, Jesús se retiró al desierto por 40 días, estuvo con el demonio y resistió la tentación, todo esto mientras estaba en ayuno, según relata la Biblia, por ello la celebración que marca también el peregrinar de Jesús hacía la muerte en el Gólgota.

Las cenizas que se imponen sobre la cabeza, a diferencia de lo que muchos rumoran en redes sociales, no son restos de huesos, sino de palmas.

En entrevista al final de la misa con motivo del Miércoles de Ceniza, el obispo auxiliar Herculano Medina Garfias aclaró que “desgraciadamente algunos cristianos no están formados; y también, a veces, hay fake news que en lugar de ayudar desinforman. Por ejemplo, hay gente que piensa estás barbaridades, que las cenizas son de difuntos o de huesos. Yo no sé de dónde sacan esas cosas”.

Explicó: “la ceniza se hace de las palmas que se bendicen el Domingo de Ramos; se guardan y luego se vuelven a quemar. Esto data del Antiguo Testamento, es algo bíblico no es un invento de hace tres días”.

En el Antiguo Testamento se habla de esta clase de sacrificio que hacían los seguidores de Jehová: “el pecador se vestía de sayal, una especie de costal duro, y se cubría de ceniza, como símbolo de penitencia y del reconocimiento del pecado”, agregó Medina Garfias.

La nota en Quadratín Michoacán.