CIUDAD DE MÉXICO, 15 de noviembre de 2018.- “¡Mmmta madre!”, vociferó el senador de Morena, Martí Batres Guadarrama, en funciones de presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, luego de casi de 10 horas de discusión en lo general y en lo particular donde se aprobó el dictamen que expide la ley de la Fiscalía General de la República.

Previo a dar el resultado de la votación en lo particular, con el micrófono abierto al legislador se le escuchó el descontento ante la petición de varios senadores que solicitaban el uso de la palabra desde su escaño.

En medio de fuertes críticas de la oposición, debido a que el dictamen no incluye una reforma al artículo 102 de la Constitución, por lo que no garantiza su autonomía e independencia del Presidente de la República, el dictamen finalmente fue aprobado en lo general y en lo particular a dos semanas de entrar en funciones la próxima administración pública federal.

Los senadores del PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano criticaron que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador tendrá un Fiscal Carnal, pues la Ley Orgánica establece que el titular de la Fiscalía sólo podrá ser removido por el Presidente, por incumplir de manera reiterada los fines institucionales, participar, tolerar, consentir o apoyar violaciones graves a los derechos humanos, o cometer violaciones graves a la Constitución.

La nota aquí.