Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Archivo

Monjas abandonan Chilapa tras el asesinato de la familia de una de ellas

Redacción/Quadratín
 
| 13 de febrero de 2018 | 9:22
 A-
 A+

ACAPULCO, Gro., 13 de febrero de 2018.- Un grupo de monjas guadalupanas, encargadas del Colegio Morelos de Chilapa, abandonaron la escuela y se fueron de la ciudad por miedo a la violencia e inseguridad, luego de que los padres de una de ellas fueran desmembrados y su hermana violada y asesinada.

De acuerdo con el diario El Sur, lo anterior lo reveló el obispo Salvador Rangel Mendoza durante la misa de la noche del domingo en la iglesia de la Asunción de María de Chilpancingo.

Según lo dicho por el obispo, dos de los siete cuerpos que fueron encontrados desmembrados en 15 bolsas de plástico el 30 de enero en la colonia de los Maestros en Chilapa, fueron identificados como la madre y el padre de la monja, Dolores ‘N’, de 51 años, y su esposo, de quien no se reveló su nombre pero se supo que se dedicaba a la venta de bienes raíces.

Asimismo el 3 de febrero fue encontrada sin vida la hermana de la monja, una joven de 18 años, en la colonia La Herradura del barrio El Calvario con huellas de que fue violada, torturada y estrangulada. Habría desaparecido junto a sus padres y los cinco artesanos veracruzanos que fueron hallados descuartizados.

En la misa, Rangel Mendoza se dijo molesto por estos hechos y contó que la religiosa era la responsable del Colegio Morelos, y que junto con sus compañeras de congregación “estaban haciendo un trabajo excelente”.

Agregó que el viernes se reunió con ellas en Ciudad de México y que le dijeron que se iban de Chilapa definitivamente, por lo que ahora tendrá que buscar quién se haga responsable de la escuela, pues son muchos niños que se quedan sin atención.

“Este flagelo de la inseguridad está perjudicando a muchos niños, a muchos padres de familia, es la lepra de la inseguridad, la lepra de los asesinatos, la lepra de la corrupción”.