CHILPANCINGO, Gro., 11 de septiembre de 2017.- Derivado del sismo 8.2 grados registrado en Chiapas y percibido en Guerrero, se determinó que cinco escuelas sean demolidas de forma parcial, entre ellas la Nicolás Bravo y Siervo de la Nación de esta ciudad capital.

En un recorrido por Quadratín, se observó que tres aulas de la escuela primaria Nicolás Bravo presentan cuarteaduras. Esta institución también sufrió daños en otro edificio y un muro de contención se encuentra colapsado, además de filtración de agua en los techos de los baños y daños en la dirección del plantel.

Este centro educativo se ubica en la calle Francisco Javier Clavijero de la colonia Obrera, a unas 10 cuadras del Centro de Chilpancingo. En su caso, se estableció derribar un edificio de dos plantas que cuenta con cinco salones en el primer piso y cuatro más en el segundo piso y un aula de medios.

Según personal docente, la escuela cuenta con aproximadamente 50 años de antigüedad y ya presentaba daños previamente, pero fue hasta este viernes 8 de septiembre cuando autoridades de Protección Civil acudieron a la institución y dictaminaron su inhabilitación para dar clases.

Esta institución también sufrió daños en otro edificio que alberga los salones de primer grado y una bodega. Además de un salón que está independiente, que alberga al cuarto grado grupo C, donde tomaban clases 100 niños.

También presentó daños un muro de contención frente a la cancha de basquetbol que está a punto de colapsarse por sostener tierra y la cisterna de agua.

En el recorrido no se encontró a los directores Manuel Bernal Abarca del turno matutino y José Luis Figueroa del turno vespertino, debido a que se encuentran realizando gestiones a favor de la institución. No obstante, personal docente informó que Protección Civil les dijo que el edificio será demolido hasta octubre.  En la Nicolás Bravo se imparten clases en dos turnos, donde acuden 600 niños en la mañana y 450 por la tarde.

Por otra parte, los alumnos de primero, cuarto y sexto grado de la escuela primaria Siervo de la Nación, situada en la colonia Indeco de Chilpancingo, tampoco regresaron a clases como el resto de los niños, ya que sus salones de clases serán demolidos también por el sismo.

El plantel tiene un edificio con daños en su estructura que ponen en peligro a los pequeños, ante lo cual la SEG determinó que la solución más viable es el reconstruirlo.

El edificio afectado de un solo nivel cuenta con más de 30 años de antigüedad y aparte de los tres grados que ahí se albergan. También está la dirección de la escuela, la cooperativa escolar y el área de atención médica.

En la institución también se encuentra otro edificio afectado por el sismo y es el inmueble que alberga a los salones de primer grado y el aula Unidad de Servicios de Apoyo a la Educación Regular (USAER). No obstante, éste no fue previsto por la Secretaría de Educación Guerrero para su remodelación.