ACAPULCO, Gro., 26 de febrero de 2021.- Egresados del Instituto Pedagógico de Estudios Profesionales (IPEP) acusaron que el propietario de la institución, Napoleón Astudillo Martínez es un defraudador, debido a que siguen sin recibir su título profesional desde hace cuatro años, a pesar de que ya pagaron por sus trámites.

En conferencia de prensa, los estudiantes encabezados por la egresada María Lourdes Dávila Ponce, reclamaron que no han podido ejercer de manera profesional por la nula respuesta del empresario de la educación Napoleón Astudillo, quien además es delegado de la dirigencia nacional de Movimiento Ciudadano (MC) en Guerrero.

“Si él (Napoleón Astudillo) aspira a un cargo político, me parece que a una diputación, imagínense su partido qué está confiando. Le está confiando para ser diputado, cuando él es un defraudador, porque eso es lo que es, un defraudador. Él habla muy bonito de los jóvenes, que los jóvenes son la respuesta, que son el futuro del estado, cuando a los jóvenes de su escuela los defraudó”, reprochó la egresada.

Dávila Ponce detalló que son unos 160 egresados de las carreras de Nutrición y Pedagogía, quienes pagaron hasta 33 mil pesos por los trámites de titulación que hasta ahora no reciben, que sumados a las colegiaturas que pagaron, apuntan a un fraude global de más de 20 millones de pesos.

“Somos diferentes generaciones que desde hace cuatro años no nos entregan títulos, certificados, actas de exámenes, ningún documento que nos avale. Por cada examen de titulación unos pagaron 30 mil, otros 33 mil, más las colegiaturas, estamos hablando de más de 20 millones de pesos”, afirmó.

Reiteró que los egresados interpondrán una denuncia penal contra Napoleón Astudillo por el delito de fraude y pidieron la intervención del gobernador Héctor Astudillo Flores para que puedan acceder a plazas laborales, ya que no encuentran trabajo en sus áreas por la falta de documentos que avalen su preparación profesional.

A la conferencia de prensa convocada por los egresados llegó un representante de la escuela, para buscar un diálogo con los inconformes y justificó que el retraso se debe supuestamente a irregularidades de una empresa que se dedica a elaborar los documentos.