ACAPULCO, Gro., 18 de octubre de 2020.- El arzobispo del puerto, Leopoldo González González insistió en que no debemos descuidarnos ante el alto riesgo de contagio de Covid 19 en el estado.

El prelado católico subrayó que estamos en color naranja del semáforo epidemiológico, por lo cual es vital el uso de cubrebocas, mantener la distancia y el lavado de manos.

Indicó que de esta manera nos protegeremos y ayudaremos a que sean menos los contagios, y por lo tanto, serán menos las familias que sufran por la enfermedad o la muerte de un ser querido.

Consideró que es una tragedia muy dolorosa para todos, la muerte de más de 85 mil personas y el que haya tantos trabajadores de salud infectados.

Reiteró su llamado a poner lo que depende de nosotros para disminuir el riesgo de contagio.

 Tras el cierre de panteones del 26 de octubre al 8 de noviembre, pidió recordar y orar por los difuntos en casa.

 Explicó que la misa del 2 de noviembre tendrá una intención especial por las víctimas de la pandemia, en donde algunos fieles podrán participar de manera presencial, pero también virtual.

Sobre el Día de San Judas Tadeo el 28 de octubre, convocó a evitar la aglomeración e ir de manera individual al templo en algún día de la novena o también orar ante la imagen que se tenga en casa.

Sostuvo que en algunas parroquias, la imagen del Santo Apóstol, llevada en un carro, recorrerá calles de la población.

Sin embargo, dijo este año se debe dejar que sea su imagen la que visite las casas y a su paso pedir su bendición.

Como parte del Día de la Alimentación, el 16 de octubre, agradeció a quienes se sumaron para la instalación de comedores comunitarios y la entrega de despensas durante la pandemia.

Destacó también su agradecimiento a quienes buscaron la manera de que sus trabajadores pudieran seguir obteniendo lo necesario para alimentar su hogar, lo cual dijo, es una gran ayuda.

Asimismo indicó que ante el hambre, el único número válido es el cero por lo cual sugirió un plan para disminuir el hambre y promover una más sana alimentación.

Como parte de su propuesta, sugirió no desperdiciar la comida, administrar el dinero y ayudar a que cada persona puede desplegar sus propias capacidades.