ACAPULCO, Gro., 22 de septiembre de 2019.- El arzobispo Leopoldo González González indicó que no esclarecer el caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa causa desconfianza en las instituciones, y desafía los sistemas de inteligencia y procuración de justicia.

Durante su conferencia semanal en la Catedral Nuestra Señora de la Soledad en Acapulco, el prelado católico fue cuestionado sobre el reinicio de las investigaciones por parte del gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador, al cumplirse casi cinco años de los hechos trágicos de Iguala.

Al responder, Leopoldo González señaló que el no haber nada rescatable en las investigaciones hechas por la anterior administración federal que encabezó Enrique Peña Nieto “causa mucho desconcierto al pensarlo, entre otras cosas, porque hay personas que fueron detenidas”.

Abundó que los 43 forman parte de los muchos desaparecidos que hay en el país, por lo cual también pidió por todos aquellos que no son buscados, y que no tienen familias para ejercer presión para encontrarlos y saber de ellos.

Sobre el llamado de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero a que las fiscalías estatales hagan su trabajo por la impunidad que prevalece, Leopoldo González  indicó que “este esfuerzo de nuestras autoridades que tienen como misión conocer la verdad y actuar conforme a justicia ha de realizarse, ciertamente apegado a derecho en el respecto a los derechos humanos de todos”.

Sobre el ataque a una familia este sábado entre los límites de Acapulco y San Marcos que dejó como saldo una mujer muerta y cuatro heridos, entre ellos dos menores de edad, el arzobispo dijo que este crimen da mucha tristeza y expresó su cercanía, “decirles que me siento cercano a ellos y me duele lo que les pasó”, expresó.

A los que cometen delitos, reiteró su llamado a la conversión, “recapaciten y cambien de conducta, también el esfuerzo como lo indicaba, en nuestra autoridad, para que en la medida de lo posible a través del servicio de inteligencia ver la prevención y que ya no se den estos delitos”.

De la celebración este sábado del Día Internacional de la Paz, monseñor dijo que lo que ha faltado para poder pacificar a México es la función de la familia, “esto es fundamental en la convivencia humana, el hermano grande escucha que le dicen ayuda a tu hermanito, esto es fundamental”, insistió.

En cuanto al turismo puntualizó que se debe buscar atraer a más visitantes para poder generar empleos en la sociedad, aunque subrayó que se debe atender la violencia, los cierres de las carreteras y la limpieza de las playas.

“La buena palabra que se transmite de persona en persona es la mejor recomendación de un lugar, si las personas se van con la sensación de haber sido acogidas y tratadas de manera bondadosas, haber tenido aquí el descanso que buscaba, será nuestra mejor promoción en su entorno, esto atraerá muchos más turistas”, concluyó.