ACAPULCO, Gro., 17 de julio de 2020.- La retención que sufrieron la doctora y el chofer de la Secretaría de Salud estatal (Ssa) por habitantes de la comunidad de Oztocingo, municipio de Copanatoyac, la tarde del martes y la mañana del miércoles, pudo evitarse.

Así lo consideró el chofer de la Jurisdicción Sanitaria 04, Valentín Estrada Sierra, en entrevista con Quadratín Guerrero.

Expuso que a pesar del esfuerzo de la doctora, María González Benicio, quien buscó negociar con el comisario de la localidad para evitar la retención, tal arbitrariedad ocurrió, pues exigía la salida del personal de la Ssa que acudía a brindar el servicio en el centro de salud.

Dicho inmueble está siendo remodelado, explicó.

Valentín Estrada agregó que ante la mala experiencia, él y la doctora no volverán a la localidad, pues ya hubo un acuerdo para el cambio, entre el jefe de la Jurisdicción Sanitaria 04, Marcelino Milán Rosete y el comisario municipal, Constancio Sánchez Balderas.

“Uno iba en plan de trabajo, no iba para que nos pasara eso”, lamentó al narrar la experiencia, la cual indicó, fue alentada por el comisario y sus familiares.

Reveló que durante su retención, hubo personas que habían sido llamadas por el comisario, bajo la advertencia de que si no acudían, sus documentos y solicitudes ante la federación para programas sociales, no llevarían el sello de la autoridad local.

Como trabajador de la Secretaría de Salud estatal desde hace cinco años, Valentín afirmó que no volverá a esa comunidad, dado que él y la doctora, fueron utilizados “como carnada”, para presionar al jefe de la Jurisdicción y reunir a más personas.

“Nosotros visitamos las localidades y más las que están con alguna construcción o alguna remodelación. Allá en Oztocingo el problema se suscitó porque van a construir un nuevo centro de salud donde estuvo el anterior y las cosas que había se llevaron a una delegación. Eso fue la inconformidad del comisario”, explicó.

Detalló que había trasladado a un grupo de trabajadores para que asistieran a una reunión en representación del jefe jurisdiccional, pues el funcionario acudiría a otra junta en Chilpancingo.

“Esa fue su molestia, que ellos querían al jefe jurisdiccional y no al personal que iba. Yo como chofer fui retenido. Dijeron que nos iban a retener hasta que fuera el jefe jurisdiccional y llegó al otro día”, comentó.

Expuso que el motivo de la reunión era el traslado de las cosas del centro de salud en remodelación, la cuales habían sido trasladadas a una oficina y no a la comisaría de la comunidad.

“Nos trataron bien, pudimos hacer llamadas, nos dieron comida y nos dejaban ir al baño, pero no podíamos grabar, lo teníamos prohibido por el comisario”, dijo.