IGUALA, Gro., 7 de febrero de 2019.- El presidente de la República Andrés Manuel López Obrador ofreció protección del gobierno y consideraciones legales, a quienes proporcionen información para esclarecer el caso Ayotzinapa, ya que el tema de la desaparición de los 43 normalistas es una prioridad de su gobierno.

Durante su discurso al poner en marcha el programa de Becas del Bienestar Benito Juárez en este municipio, destacó que el objetivo era hacerles un homenaje a los normalistas desaparecidos desde 2014, pues indicó que se tiene que saber la verdad y dónde están los jóvenes.

Se refirió a que hay personas encarceladas por los hechos de septiembre de 2014 y expresó que hay quienes sostienen que están presos en forma injusta. Ante ello, señaló que se abre de nuevo la investigación para que haya oportunidad a quienes puedan ayudar a que se conozca la verdad.

Subrayó que su gobierno no es de simulación y que lo que se pretende es un cambio de régimen que es lo que el pueblo quiere. Reiteró que el principal problema del país es la corrupción y la impunidad que genera pobreza, inseguridad y falta de oportunidades.

Previo a su llegada, aproximadamente a las 08:30 horas, estudiantes del nivel medio superior de diversas instituciones educativas comenzaron a llegar a las instalaciones de la Unidad Deportiva; también hicieron lo propio adultos los mayores y madres de familia que serían beneficiados con los programas del presidente.

Alrededor de la Unidad Deportiva había puestos de comida repletos de estudiantes, maestros, mujeres y niños que asistieron al evento. También estaban los clásicos tendidos con playeras, gorras, libros, destapadores y llaveros con la frase “me canso ganso” que no ha dejado de usar López Obrador en sus actos.

También había pancartas y lonas de trabajadoras de las estancias infantiles que pretendían que el presidente escuchara su petición de no eliminar este proyecto. Además, estuvieron integrantes de la Preparatoria de Tepecoacuilco, que es una extensión de la Preparatoria 10 de la Uagro y que demandaban su reconocimiento y la entrega de su clave oficial.

Mientras la gente trataba de ingresar al recinto, a las 11 de la mañana, en la caseta de cobro de la Autopista había familiares y amigos del ex presidente municipal José Luis Abarca y de su esposa María de los Ángeles Pineda, quienes se encuentran presos desde 2014, por el caso de los normalistas desaparecidos y el asesinato de miembros de la Unidad Popular que lideraba el perredista, Arturo Hernández Cardona.

Los familiares de los Abarca, a través de un comunicado difundido por redes sociales pedían al presidente que hubiera justicia. Al respecto, en su participación, López Obrador señaló que se tiene que saber la verdad y habrá justicia por lo que invitó a que quienes sepan algo que permita saber la verdad de lo sucedido el 26 y 27 de septiembre del 2019, lo informen y contarán con toda la protección del Estado.

Con pocas rechiflas, el gobernador Astudillo Flores le dio la bienvenida al presidente y agradeció que sea en Guerrero donde se ponga en marcha el programa de las Becas Benito Juárez. Más adelante, el presidente dijo que el gobernador se ha portado bien y anunció que a petición de Astudillo Flores, Guerrero contará con apoyo de fertilizante gratuito. “Será el único estado del país”, afirmó.

Por otra parte, la coordinadora del Programa de Becas de Bienestar Familiar, Leticia Vargas señaló que no es casualidad que este acto se realizara en esta ciudad donde fueron agredidos y desaparecidos estudiantes de la normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa en septiembre de 2014.

Señaló que los jóvenes de Ayotzinapa eran culpables por ser jóvenes, pobres y mestizos, o indígenas pobres. “Su delito es estudiar para cambiar el orden de las cosas”, indicó.

Puntualizó que a partir de esas fechas la palabra dignidad ha recuperado su sentido y que Iguala es el espacio simbólico de esta y de la lucha por la justicia. “Si olvidamos a los 43 muchachos de Ayotzinapa, estaremos olvidándonos de nosotros mismos”, apuntó.

Aseveró que el viejo régimen neoliberal producía pobres, sus programas sociales servían para robarse parte del presupuesto destinado a enfrentar la pobreza. “Los pobres eran un mercado electoral para beneficiar al partido en el poder”, expuso.

Por otra parte, López Obrador explicó que los programas de Bienestar Social para las familias, incluyen las becas, los apoyos con trabajo y capacitación de jóvenes que no estudian ni trabajan, apoyo a los adultos mayores, así como programas para productores con créditos a la palabra, entre otros.

También indicó que este cambio de régimen lo tienen que continuar los jóvenes y citó a Salvador Allende. “Ser joven y no ser revolucionario es una contradicción”, expresó y dijo que él no está de acuerdo con las dictaduras ni con ser autoritario.

“Quiero que en México y otras partes del mundo haya democracia y justicia. Ustedes se van a encargar de que no haya retrocesos. Nada para atrás, todo hacia adelante. Este proceso ya inició y va a continuar, cambiando y modificando los estilos de gobierno autoritario y corrupto”, sentenció.