CIUDAD DE MÉXICO, 16 de octubre de 2016.- La seguridad se convierte en botín cuando las autoridades hacen la política de “no veo, no oigo y no hablo”, advirtió este domingo la Arquidiócesis de México. A través de la editorial Desde la fe, la Iglesia señaló que “el falso repunte de la violencia” indica el empecinamiento por fortalecer popularidades ante eventuales candidaturas, aunque la casa esté en llamas y disimulen el agobio de miles de ciudadanos sin tregua de paz que les garantice el regreso seguro a casa y sin amenazas de delitos.

Recordó que el pasado 27 de septiembre, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) publicó la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública (ENVIPE) 2016.

La información por entidad federativa permite conocer la opinión ciudadana sobre incidencia de delitos, fenómeno de victimización, percepción de seguridad y desempeño de las autoridades.

Destacó que, según el Inegi, en 2015, 23.3 millones de mexicanos fueron víctimas de hechos delincuenciales, y las cifras negras de delitos no denunciados fue de 93.7 por ciento a nivel nacional, mientras que en 2014 fue de 92.8 por ciento. Los delitos más frecuentes son el robo y asalto en vía pública, extorsión y fraude.

La nota aquí.