CHILPANCINGO, Gro., 30 de agosto de 2019.- Previo al Congreso Nacional del PRD a desarrollarse el sábado y domingo, dirigentes de ese partido en Guerrero se reunieron para definir el posicionamiento político que expondrán a nombre de la militancia, en el que destacó su postura de bienvenida a organizaciones sociales y grupos políticos, pero no a cambio de la “entrega facciosa” del sol azteca para convertirse en Futuro 21.

La reunión se llevó a cabo de manera privada este viernes en las oficinas del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) y estuvieron presentes el presidente Ricardo Barrientos Ríos, el coordinador de los diputados locales, Celestino Cesáreo Guzmán, así como los representantes de corrientes internas Bernardo Ortega Jiménez de MAS, Amador Campos Aburto de NM y Alberto Catalán Bastida de IPG, entre otros.

El posicionamiento de ocho puntos dado a conocer posteriormente precisó que no están de acuerdo en que se tomen acuerdos sin consultar a la militancia ni a los dirigentes estatales de ese partido, pues consideraron que a pesar de ser una de las principales fuerzas nacionales el trato que han recibido no es congruente con su esfuerzo.

“Todos los equipos políticos que militamos en el PRD del Estado de Guerrero, hacemos un enérgico llamado a la Dirección Nacional para que rectifique el camino y asuma el compromiso de mantener el registro mediante el trabajo fecundo con la militancia y el pueblo, no con los advenedizos y oportunistas de la política”, expusieron en uno de los puntos.

Se asumieron como la resistencia y voz de cientos de miles de guerrerenses que tienen la esperanza y perspectiva de seguir en la ruta de la democracia en los municipios, estados y país, por lo cual afirmaron que defenderán su historia, honestidad y honor.

Asimismo se expresaron en desacuerdo con conformar un bloque para confrontar al actual gobierno porque son una oposición responsable.

En el posicionamiento los perredistas de Guerrero exigieron autonomía en la política de alianzas de cada estado y rechazaron la pretensión de nombrar a tres consejeros nacionales por estados.

Por lo anterior, propusieron que los consejeros sean de manera proporcional de acuerdo con la fuerza que se represente, pues en Guerrero la meta es de 170 mil afiliados en una primera etapa, y criticaron que se pretenda dar un albazo a quienes son leales perredistas.

“Finalmente expresamos que estamos dispuestos al diálogo franco, abierto y sin trampas, sin perversidades y con el afán constructivo de proponer y de acordar en los mejores términos el futuro de nuestro partido, de no ser así, el estado de Guerrero se reserva el derecho de actuar en consecuencia”.