CHILPANCINGO, Gro., 5 de septiembre de 2018.- Trabajadores sindicalizados de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) pararon labores para exigir un incremento salarial, además del pago del bono del Día del Burócrata y de estímulos pendientes del año 2017 y 2018.

Los empleados, que permanecen plantados afuera de las oficinas ubicadas en avenida Juárez y calle Galo Soberón y Parra del centro de Chilpancingo, decidieron suspender sus actividades porque hace tres meses el organismo aprobó un incremento salarial, pero los integrantes de la sección sindical 60 no lo recibieron.

Ulises González Gutiérrez, secretario de la sección 60 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), indicó que la demanda es el aumento salarial del 9 por ciento, el pago del bono del servidor público y de estímulos de 2017 y 2018.

El dirigente mencionó que la administración central, encabezada por el presidente Ramón Navarrete Magdaleno, determinó que el incremento salarial se otorgaría sólo a personal que percibe un salario superior a los 10 mil pesos y no para quienes tengan sueldos de 4 mil pesos.

González Gutiérrez acusó al presidente de la CEDH de sobrellevar el problema porque en las reuniones que han tenido el único argumento es que “ya están atendiendo el asunto”, y así ha venido diciendo desde 2017.

Son unos 50 trabajadores los que pararon en las oficinas centrales de la CEDH en Chilpancingo, pero también participan empleados de las oficinas regionales de Ometepec, Tierra Caliente, Iguala y Tlapa.