MÉXICO, DF. 24 de diciembre de 2014.- A pesar de las condiciones adversas en Guerrero, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, aseguró que no cejarán en el esfuerzo de construir las condiciones necesarias para que haya elecciones en 2015 y garantizar la seguridad, no obstante, no descarta el uso de la fuerza si el personal de organismo o el electorado está en riesgo.

 

“Entendemos que el recurso de la fuerza pública como auxilio de la autoridad electoral, es un último recurso, y creo que eso tiene que ocurrir en situación extrema, es decir, cuando nuestro personal, cuando los ciudadanos que concurran al proceso electoral encuentren en riesgo su integridad física”, precisó Córdova en entrevista con el Universal, ello al término de la sesión extraordinaria del Consejo General.

 

En ese sentido, el consejero presidente reiteró que no hay las mejores condiciones, y que el cumplimiento del mandato constitucional de organizar elecciones no tiene más límite que garantizar la integridad física del personal y de los ciudadanos que participan.

 

“Nuestro límite para hacerlo es garantizar siempre la integridad física de nuestro personal, de los ciudadanos que están concurriendo, digamos, al ejercicio de construcción colectiva que son las elecciones (…), fuera de eso no vamos a cejar en ningún esfuerzo para que haya elecciones; eso no quiere decir, como alguno malinterpretó, que las elecciones se van a realizar a toda costa y pase lo que pase”, precisó.

 

Por ello, Córdova llamó a todos los actores sociales a dirigirse con responsabilidad y no convertir al órgano electoral en fuente de problemas, “porque no es parte del conflicto ni pretende serlo”, de tal manera que un escenario sin comicios sólo generaría ausencia de poder y más inconformidad social, pues no habrá instituciones electas que respondan a las demandas.

 

Derivado de la inconformidad social en el país, el consejero presidente del INE acepta que no están en el mejor escenario, pero los comicios del 7 de junio de 2015 se realizarán.

 

“La fecha no es negociable. Es una fecha marcada por la propia Constitución y, por lo tanto, todos los actores políticos, gobierno federal y locales, partidos políticos, autoridades electorales federal y local, organizaciones de la sociedad civil y medios, tenemos que hacer lo que nos toca en términos de esa responsabilidad colectiva para propiciar las mejores condiciones para que se lleve a cabo la elección, porque si no hay elecciones el 7 de junio, lo que hay es ausencia de poder, y eso no es algo contemplado en nuestro marco constitucional”, expuso el funcionario federal, quien aclara que el INE no puede realizar acciones específicas, garantizar la seguridad o atender demandas sociales, pero insiste en que las elecciones pueden ser un cauce para el descontento social y no agravar la situación.

 

Leer más en El Universal