ACAPULCO, Gro., 5 de agosto de 2020.- La Organización Panamericana de la Salud (OPS) aseguró  que el pico de la pandemia de Covid 19 en México será en agosto y consideró que las medidas aplicadas por el gobierno no han sido efectivas para controlar la transmisión.

“Las medidas adoptadas fueron importantes para reducir la velocidad de la transmisión, pero no alcanzaron hasta ahora la efectividad para controlar la transmisión y reducir la curva que va bajando hasta tener sólo casos aislados”, advirtió el organismo internacional, de acuerdo con El Financiero.

Sobre la situación del coronavirus en México, en conferencia virtual el subdirector de la OPS, Jarbas Barbosa, dijo que “el pico esperamos que ocurra ahora” y recomendó “que se analice cómo las medidas de distanciamiento social pueden ser más eficaces, cómo pueden proteger a las familias pobres o a las personas que se encuentran en la economía informal”.

“Cuando realizamos pronósticos tomamos casos que se basan en otros países que han tenido una situación como en las Américas. Por supuesto, nosotros esperamos que el pico sea en agosto, para que se puedan controlar la transmisión y el contagio, pero después tienen que ofrecer también sistemas de control después de este pico”, aclaró.

Recalcó que se trata de buscar la manera de que “se puedan respetar las medidas de distanciamiento social”.

El experto insistió en que “estas son las medidas que se deben incorporar en ciudades, en provincias o en estados donde todavía se están viendo números realmente altos de casos nuevos; de manera que el pico, probablemente, esperamos que ocurra ahora, dado que los países han trabajado arduamente y pueden lograr el control del contagio”.

“El patrón de transmisión que tenemos en América Latina es distinto de lo que ha ocurrido en Europa; en algunos países de Europa, como Italia, Alemania o Francia, tuvimos una explosión de casos muy fuerte, pero con las medidas fuertes de distanciamiento social que fueron tomadas, esas medidas fueron muy efectivas para lograr, después de cuatro a seis semanas, una tendencia de reducción de casos, por lo que se configuró una primera ola bien identificada”, explicó.

Sin embargo, aclaró que “en América Latina la transmisión tiene otra dinámica; las medidas adoptadas fueron importantes para reducir la velocidad de la transmisión, pero no alcanzaron hasta ahora la efectividad para controlar la transmisión”.

En tanto la directora de la OPS, Carissa Etienne, alertó que la pandemia ha ocasionado la desatención de otras enfermedades, como la diabetes y la hipertensión, así como el seguimiento del embarazo.

“Realizamos una encuesta a 27 países que muestran que la mitad de los programas para la diabetes y aquellos que están diseñados para controlar la hipertensión han sido interrumpidos a nivel de la atención primaria”, indicó.

“En algunos países las consultas por embarazo también se han reducido en un 40 por ciento, en comparación con el año anterior, con lo cual, aumentan los riesgos para las embarazadas y sus bebés”, agregó.