ACAPULCO, Gro., 25 de abril de 2020.- La Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG) condenó el asesinato del delegado regional en la Costa Grande, Jesús Memije Martínez y de su hijo Uriel Memije Ávila, y exigió que se investigue su labor de defensor como motivo del crimen.

“La CDHEG exige a las autoridades estatales y federales una investigación exhaustiva que, por supuesto, privilegie su tarea de defensor de los derechos humanos y lleve ante la justicia a los autores de este incalificable crimen”, indicó en un comunicado.

En nombre de la institución, el presidente Ramón Navarrete Magdaleno exigió el esclarecimiento del homicidio “cometido en contra de un hombre ejemplar, con más de 25 años entregado a la tarea de defender los derechos fundamentales”.

Señaló que los defensores de los derechos humanos desarrollan una tarea de riesgo, úes todos los días salen a la calle “sin más armas que la ley, con el único objetivo de devolverle a la sociedad la paz, la justicia y la dignidad que le han sido arrebatadas”.

Agregó que a la institución que representa le duele e indigna el atentado contra su colaborador.

“No apagaremos nuestra voz hasta que haya justicia para él, para su hijo y para todos aquellos que han sido víctimas en las mismas circunstancias. No aceptaremos que prevalezca la impunidad”, concluyó.