CHILPANCINGO, Gro., 13 de junio de 2018.- El obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, reveló que existe desolación en la sierra por la violencia reciente y aunque descartó que tenga relación con el proceso electoral, cuestionó a las autoridades electorales qué harán para crear las condiciones para que se desarrolle una verdadera votación democrática, y les llamó a poner más atención a la zona.

En entrevista tras la celebración del día de San Antonio, el obispo informó que el martes subió a la comunidad de Capulines, municipio de Heliodoro Castillo (Tlacotepec), a oficiar unas confirmaciones y en el trayecto tanto de ida como de regreso comprobó que “hay una desolación terrible” en Xochipala, La Presa, Capo de Tiro, Yextla y el propio Filo de Caballos. “Se ve un desaliento tremendo en esa gente”, dijo.

Mencionó que le hablaron de Yextla para pedirle su ayuda, porque los pobladores llevan tres días sin luz debido a la coacción contra los pueblos, no por candidatos, sino por grupos que pelean el territorio.

Rangel Mendoza indicó también que en la sierra le detallaron que hasta hace un año el kilo de goma de opio costaba 25 mil pesos, el cual posteriormente bajó a 10 mil, y el martes le informaron que ya se empezó a comprar a 3 mil pesos, lo cual, dijo, le da tristeza.

En el tema electoral aseguró que recientemente lo buscaron dos candidatos para pedirle su intervención con grupos delictivos, para que les permitan el desarrollo de sus campañas en tranquilidad.

El obispo reconoció que hay grupos “más difíciles” con los que no se lleva, pero que la mayoría lo reciben con respeto.

“Ellos también tienen sus razones e intereses, pero hasta ahorita de mi parte me han recibido bien, no sé si sea por amor a Guerrero, por respeto al obispo, pero hasta ahorita ellos saben que estoy con la gente con cariño y respeto a la gente y están respetando”, afirmó.

Sin embargo, dijo que él se ha dado cuenta cómo los candidatos ofrecen dádivas y dinero a cambio del voto. “Lo que decían los narcotraficantes que no quieren ellos que estén comprando el voto, sino que sea el voto libre”, señaló.

“Mi invitación es que usemos la cabeza y el diálogo y si hay diferencias entre nosotros podemos hablar o dialogar, ese es un detalle; por otra parte, una invitación a la ciudadanía para que este voto que vamos a dar sea realmente pensado, reflexionado, que se vea libre, porque desgraciadamente me doy cuenta, y en todos los partidos, cómo los candidatos andan ofreciendo dádivas”, concluyó.